A lo largo la historia, la humanidad fue creando un calendario internacional que está repleto de celebraciones conocidas y otras no tanto, que en algunos casos rozan lo absurdo e incluso se encuentran al límite de los prohibido.

Dentro de ésta última categoría existe una bastante interesante para todas esas almas enamoradizas. Nos referimos al  Día Internacional del Beso Robado, el cual se conmemora este martes 6 de julio.

Pero, de dónde nace este singular festejo. Aunque se desconoce con precisión su origen, hay historias que se remontan al siglo XIX en Gran Bretaña (Kissing Day), y sostienen que tras el paso del tiempo la celebración se extendió a diferentes puntos del planeta.

No obstante, hay quienes aseguran que nació en el 2006 y está dedicado a todos esos amantes arriesgados que intentarán conquistar al ser amado bajo el riesgo del rechazo. Esta fecha no debe ser confundida con el 13 de abril, día que se celebra el Día Internacional del Beso.

Por lo general, en ambas celebraciones siempre se destacan los beneficios que se obtiene al ofrecer este tipo de muestras de afecto. Sin embargo, pocos se animan a tocar la parte oscura: los riesgos que puede representar hacerlo. 

¿Cuáles son los riesgos de besar?

En primer lugar, aunque todo el mundo lo sabe, es necesario recordar que la boca humana tiene más de 700 especies de bacterias y organismos, que se alojan en la saliva y superficies bucales, además de los dientes, lengua, etc. 

En este caso, cuando dos personas se fusionan en un beso, con una duración de aproximadamente 10 segundos, se calcula un total de 80 millones de bacterias transitando en las cavidades bucales. Allí es cuando comienzan los riesgos.

Gripe: se transmite por la saliva o por las secreciones respiratorias. 

Mononucleosis infecciosa: conocida como la enfermedad del beso. Provoca fiebre, inflamación de los ganglios y fatiga. 

Herpes simple: se transmite principalmente por contacto de boca a boca y causa infecciones en la boca o a su alrededor

Infección por hongos: se presentan lesiones en la boca, lengua y encías. Su aparición se identifica como pequeñas bolitas blancas. 

Amigdalitis: se presenta fiebre elevada con inflamación, además de dolor de garganta y faringe.

Gingivitis: se identifica por inflamación, dolor y sangrado de las encías. 

Pero además de la lista de enfermedades mencionadas, se deben tomar en consideración que aquellos que intenten robar un beso se arriesgan a ser rechazados e incluso cacheteados.

Y otra cuestión aún más grave es que la acción transita sobre una delgada línea que separa lo que algunos pueden considerar un simple acto temerario con un delito sexual, ya que dicha acción puede llegar a catalogarse como acoso y según el país en donde sea cometido podrían tener como consecuencia la prisión.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos