Pese a que la final de la Copa Libertadores se jugará a miles de kilómetros de Buenos Aires, la ciudad se prepara para los eventuales festejos de una u otra parcialidad. En ese contexto, el vicejefe de gobierno  Diego Santilli brindó una conferencia de prensa sobre el operativo de seguridad para la celebración. 

"Dispusimos un operativo especial en el Obelisco y en la 9 de Julio, para el equipo que le toque vencer y para sus simpatizantes. Es un un operativo que tiene que ver con que el festejo sea en paz que cualquier incidente nuestras fuerzas van a estar para devolver el orden, y permitiendo que los que quieran festejar lo hagan con tranquilidad", explicó.

Sobre el mismo, dijo que abarcará "desde el Obelisco hacia el Sur, desde Corrientes hasta avenida de Mayo". "El operativo de tránsito será más amplio porque la idea es que la gente venga caminando no en micros", detalló.

En tanto Marcelo D'Alessandro, secretario de seguridad porteño, contó que no se pidió habilitación alguna para abrir las canchas de Boca y River"Para los estadios no hubo solicitud de apertura para abrirlos. Por ende no está previsto que los abran", contó.