Mientras que el centro del país sufre sofocantes incendios a raíz de la sequía que azota la región, en el norte la situación es totalmente distinta y las inundaciones están haciendo estragos. En Salta, la crecida del río Pilcomayo obligó a que más de 10.000 personas sean evacuadas.

Las persistentes y abundantes lluvias que cayeron en los últimos días en el norte de Argentina y en Bolivia y Paraguay hicieron que el río llegue a su pico máximo histórico, por lo que el gobierno de la provincia salteña comenzó a realizar una "evacuación masiva" del departamento de Santa Victoria, al extremo noroeste de la provincia.

Las autoridades sugirieron a toda la población en riesgo que agilice los medios para evacuar sus casas, ya que "no se puede predecir el impacto de las inundaciones", debido a que nunca "se tuvo una crecida a estos niveles, tan sostenida en el tiempo". Asimismo, hay preocupación porque las localidades más comprometidas y las que más peligro corren son las indígenas.

Los desbordes ya afectaron a las comunidades autóctonas de La Curvita, El Cruce de Santa María, Padre Coll, Pozo la Yegua, Monte Carmelo y los parajes criollos de El Silencio, Rincón del Tigre, Magdalena y Las Palmitas, entre otros.

Miguel Parra, secretario de Servicio Público de Tartagal, indicó que "los chicos y las mujeres están recibiendo todo nuestro apoyo y solidaridad. Todos nuestros equipos de emergencia están a su disposición. Nosotros tenemos mucha experiencia en esto cuando nos ocurrió el alud en 2009, entonces tenemos que volcarlo hacia estas personas".

La  desesperación por tratar de salvar algunas pertenencias.

"Todavía queda mucha gente, están ayudando y cuidando nuestras cosas. Ojalá el río nos dé una esperanza de no perder todo", dijo una de las damnificadas, quien agregó que "mi marido se quedó allá, en Santa Victoria Este, para seguir ayudando a la gente que queda en la zona que es mucha. Tenemos mucho miedo de perder todo, ojalá el río nos dé una tregua y el tiempo nos acompañe".

El desborde del río y las lluvias dejaron los caminos prácticamente intransitables, por lo que el traslado de los evacuados se complica.

"Todavía queda muchísima gente en la zona. Hay colectivos, autos y camionetas esperando para evacuarlos a todos", señaló un chofer, quien indicó que "la zona está casi intransitable, que demuestra lo mal que la está pasando esta gente. Hay que ayudar y solidarizarnos con ellos".

Tras las inundaciones en Salta, esperan en Formosa "una crecida histórica" del río Pilcomayo y que un pico llegue a la provincia y afecte una zona donde viven más de 14.000 personas, en su mayoría tobas, informó el Ministerio de Gobierno.

Un nene, en medio del agua que inundó su vivienda.

El ministro de Gobierno, Jorge González, aseguró que "dado el escenario de una crecida histórica, se dispuso el máximo alerta y despliegue de recursos humanos, de maquinarias y logísticos. El escenario se ve agravado por la persistencia del grave temporal de lluvias en toda la zona, que dificulta las tareas de refuerzo del anillo de defensas a la vera de poblaciones aborígenes y criollas de los departamentos Ramón Lista y Bermejo".

El río Pilcomayo es un río de montaña y llanuras, cuyas fuentes se encuentran en la cordilleras orientales del Altiplano de Bolivia. Tiene una longitud nominal de 2.426 kilómetros y atraviesa el territorio de Bolivia, Paraguay y Argentina.