La ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff pidió que los “criminales” de la muerte de Santiago Maldonado “sean castigados”, mientras que el presidente de Bolivia, Evo Morales, reclamó que el “cobarde y condenable asesinato se esclarezca”.

Ambos líderes latinoamericanos se pronunciaron sobre el caso Maldonado en sus cuentas oficiales de Twitter, luego de que el viernes se confirmara que el cuerpo hallado el martes en el río Chubut era el del joven desaparecido el 1° de agosto, en el marco de un operativo de Gendarmería Nacional en la comunidad mapuche Pu Lof, en Chubut.

"La muerte de Maldonado revuelve al continente suramericano, que no acepta el terrorismo de Estado o el ataque a los derechos humanos”, consignó la ex mandataria de Brasil destituida en 2016, acusada de presuntos actos de corrupción. Rousseff agregó que desde el 1° de agosto “Maldonado nunca fue visto otra vez, hasta que su cuerpo fue encontrado y reconocido por la familia” y agrego: “Los criminales tienen que ser castigados”.

"Todo indica que fue detenido por la policía bajo el gobierno argentino, durante un acto en defensa de los derechos indígenas”, afirmó desde su cuenta @dilmabr.

Por su parte, el presidente boliviano se refirió también a la confirmación de la muerte de Maldonado al escribir en su cuenta @evoespueblo: “Lamentamos la muerte de Santiago Maldonado, nuestras condolencias a familia y pueblo argentino. Que cobarde y condenable asesinato se esclarezca”.