Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

En la localidad cordobesa de Alta Gracia, Hugo Guzmán mueve cielo y tierra para reencontrarse con su hijo, tras cuatro años sin verlo, por la negativa de su ex pareja y las demoras de la causa judicial. La odisea del hombre comenzó tras la separación con la madre del niño, quien desde entonces se radicó en Buenos Aires, cambiando de domicilio en reiteradas ocasiones.

Por si fuera poco, la mujer lo acusó de violencia de género, una falsa denuncia por la cual la propia jueza interviniente "me pidió perdón", postergando su derecho de ver a su niño. A las 19.15 del 13 de diciembre de 2013, Hugo Guzmán se despidió de su hijo Lautaro, sin imaginarse que sería la última vez que lo vería.

En aquella jornada, Hugo decidió distanciarse por al menos dos semanas de su entonces pareja, Karina Gómez, quien se marchó a Buenos Aires y a su vez lo denunció penalmente por violencia de género en el Juzgado de Familia de Alta Gracia. En este sentido, el mismo Guzmán dejó en claro, ante Crónica, que "la jueza Graciela Vigilanti me llamó después de cuatro años para pedirme perdón porque la acusación era falsa, y se comprometió conmigo en la búsqueda de mi hijo".

Sin embargo, en todo este período no se han registrado avances en la causa puesto que a pesar de fijar un número telefónico para que al menos el padre se comunique con el pequeño, jamás tuvo contacto. Al respecto, "la misma autoridad judicial intentó llamar pero no tuvo suerte".

No es la única omisión de la progenitora de Lautaro, puesto que no especifica un domicilio en territorio bonaerense, ni tampoco responde a las audiencias judiciales. Un accionar de su ex pareja que Hugo lo vincula a que "lo está haciendo para tratar de lastimarme y lo logró, porque tomó mal la separación".

En afán de reencontrarse con el menor, quien cumplió 9 años el último lunes, Guzmán viajó a Capital Federal y también estuvo presente en la provincia pero "anduve por muchos lugares para entregarle una carta al Presidente ( Mauricio Macri), caminé cinco días por todos lados y nunca obtuve respuestas", reconoció el hombre.

No obstante, no baja los brazos y ante un nuevo aniversario del nacimiento de Lautaro le envió un mensaje, a través de este medio, expresando que "cuesta mucho estar alejado, sé que él tiene muchas preguntas para hacerme como yo a él. No sabría qué decirle, sólo que lo amo con toda mi alma y que vengo luchando para encontrarlo".