“Es un volver a vivir” expresó, con alivio y una alegría enorme, Mario Gómez, papá de Dylan, un niño que recibió un trasplante de corazón luego de encabezar la lista de espera del Incucaí, representando un caso de emergencia nacional, como reflejó este medio en julio pasado. Por lo tanto, el progenitor y el niño acudieron a Crónica bajo el afán de agradecer, y compartir la felicidad luego de llevar a cabo una incomensurable y ejemplar lucha de vida.

A sus dieciocho meses de Vida, Dylan, de cuatro años, comenzó a experimentar una insuficiencia respiratoria y una inflamación adbominal, síntomas que en principio los especialistas no lograban vincularlos con ninguna patología.

Finalmente, tras una intensa serie de exámenes médicos, confirmaron que el pequeño padecía miocardiopatía hipertrófica dilatada. Por lo tanto, se sometió a diversos tratamientos, en la localidad chaquena de Villa Berthet, donde es oriundo, pero sin éxito alguno. Razón por la cual fue derivado a un centro de salud de Resistencia, Chaco, y posteriormente al Hospital Italiano, el 26 de marzo de 2019.

El cuadro de salud del menor no reflejaba mejoría alguna, y por ende el 6 de mayo del mismo año el Incuai lo integró en la lista de espera, ocupando el primer lugar y signficando su urgencia una emergencia nacional. Su padre, Mario, impulsado por la notable vocación de vida de su hijo, acudió a las redes sociales con el fin de difundir un mensaje de concientización respecto de la importancia de donar órganos.

El padre y el nenefueron a Crónica bajo el afán de agradecer (Jonatan Moreno).

El 7 de julio, el progenitor confesó a este diario que "no depende de nosotros, ni de los médicos, sino de que la gente tome conciencia y que aquel padre que perdió a su hijo, que sé que es horrible, le dé a otro padre la posibilidad de seguir teniendo a su hijo con vida donando órganos". Un mensaje que caló hondo en una familia salteña, que recientemente había perdido a su niño de 9 años.

Por esta razón, el 7 de octubre el deseado órgano llegó, cuando Dylan estaba conectado a un corazón artificial. “A las 7 de la mañana vino el cardiólogo y me dice: 'Mire papá, tiene que firmar el consentimiento' pero hasta ese momento no caí. Una hora más tarde me informa que: 'Dylan va a pasar el quirófano, porque entró en un operativo. Apareció un órgano en Salta'”, detalló Gomez.

El testimonio da cuenta de un instante imborrable, y conmovedor, como el mismo reconoció al revelar que “ahí sentí que se me nublaba la vista. Fui al baño a llorar para que el nene no me viera”. Pero por si fuera poco, su ser querido tenía una muestra más de vida, de cariño y fuerza al mismo tiempo, dado que cuando entró al quirófano me decía: "'Vamos Papá', y después me agarra la cara y expresa: 'Papá Te Amo', como que presentía que venía algo importante”.

El menor desarrolló una evolución que superó ampliamente las expectativas de los especialistas que le brindaron asistencia, y de su propio padre. Mientras atraviesa su quinto mes de recuperación, el 7 de abril recibirá el alta médica, el niño y su padre se hicieron presentes en Crónica, en la jornada de este miércoles, con la misión de agradecer la publicación del 7 de julio pasado.

Una oportunidad gratificante, en la que Mario aprovechó para dirigirse a ese nene que no está pero que seguramente lo está escuchando, y a sus padres, manifestando que “perder un hijo es lo peor que te puede pasar. Es muy fuerte tomar una decisión así, como la de donar órganos tras perder un hijo. Es tan admirable lo que hicieron y la calidad de humanidad que tienen, que esta familia espera a Dylan en Salta. Yo estoy en contacto con las tías, quienes me reconocieron que se sienten tías de Dylan. Ellas me contaron que él, internado, se enteró de la historia de Dylan y preguntaba por él. Ahora está vivo en su corazón”.

Vino a agradecer a Crónica

"El caso de Dylan no lo encuentro yo, sino que el caso viene hacia mí", señaló Nicolás Ossani, productor de Crónica HD.

Nicolás, en diálogo con cronica.com.ar, detalló cómo fue su primer encuentro con Mario y Dylan: “Me llama Javier, un empleado de seguridad de acá arriba, y me comenta: ´Tengo una nota de las que te gustan a vos, vení’. Cuando llego, me encuentro al nene y su papá, quien me dice: ‘Yo vengo a agradecer acá’”.

Horacio Embón junto a Dylan y su padre (Jonatan Moreno).

“Y le pregunté: ‘¿Pero cómo que venís a agradecer?’ Y me responde: ‘Sí, porque gracias a las notas que ustedes me hicieron en el diario y en la web pude hacer más rápido el trasplante de mi hijo”, contó el productor. 

Y agregó: “De ahí hablé con Matías Resano que fue quien hizo las notas, hablé con Horacio Embón, empecé a armar todos los hilitos de la cadena y hoy (miércoles) por suerte lo pudimos hacer”.

El productor confesó que las historias que más le gustan son aquellas que tienen que ver “con lo social y cuando el vehículo de la comunicación se relaciona con poder ayudar a alguien que en ese momento lo necesita y que no tiene acceso a la difusión de eso”.

Matías Resano, Nicolás Ossani, Mario y Dylan Gómez (Jonatan Moreno).

Ver más productos

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Para trabajar la mente y la paciencia

Para trabajar la mente y la paciencia

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos