@mripetta

La denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés, a quien acusó de violarla cuando ella tenía 16 años, hizo que muchas mujeres contaran que habían sido víctimas de abuso sexual. Mujeres que lo habían padecido en silencio, sin siquiera haberle contado a un amiga, otras que se dieron cuenta de que no eran las únicas que habían pasado por esa situación y otras que finalmente entiendieron que la autoestima baja y la angustia que aparecían como oleadas, tenían que ver con lo que habían sufrido hace años. El abuso sexual es un delito sin testigos y en general cometido por alguien cercano a la víctima. Muchas mujeres usaron las redes sociales para hacer públic. los abusos sufridos.

"A partir de la denuncia de Thelma Fardin aumentaron significativamente las llamadas a la línea 144. Particularmente las consultas vinculadas a situaciones de acoso/abuso sexual. En ese sentido, destacamos la importancia de la difusión de los recursos de atención que permiten a muchas mujeres iniciar el camino de salida de situaciones de violencia y superarlas. Es nesario que todas las victimas hagan público lo que les pasó", dice a Crónica Fabiana Túnez, directora del Instituto Nacional de las Mujeres.

MIRÁ TAMBIÉN:  Actrices argentinas denuncian abusos: "Se realizó una denuncia penal contra Juan Darthes"

"En muchas ocasiones la denuncia públic. puede ser una acción reparadora o un modo de visibilizar una situación que de otra forma queda oculta o logra impunidad. Si consideramos que en general las instituciones donde nos desempeñamos o a las cuales recurrimos para buscar ayuda, la mayoría de las veces no cuentan con capacitación en género o los recursos necesarios para acompañar a una persona que sufre violencia de género, la exposición pública puede ser la única vía de encontrar una respuesta", sostiene Victoria Freire, socióloga y referente de la Colectiva Feminista Mala Junta. "Sin embargo, este recurso no sólo expone al acusado sino fundamentalmente a quien fue abusado, de modo que depende de cada caso la necesidad de recurrir a este medio. Yo destacaría que más allá del método, poder decir, hablar, romper el silencio, es un hecho político en el marco de una sociedad que convive con la violencia invisibilizándola", agrega. 

¿Riesgo de banalización?

Hay quienes sostiene. que el tema, ahora en la agenda pública, se puede banalizar. "El rumor acerca de la banalización de los abusos no es más que el intento de que dejemos de hablar y volvamos a llamarnos a silencio. El abuso, en particular el abuso sexual infantil, es el crimen más invisibilizado y más impune en nuestras sociedades patriarcales", dice a Crónica la psicóloga y periodista de género Liliana Hendel. 

"A lo largo de mi carrera escuché testimonios de mujeres que tardaron años en poder decirse primero a si mismas y luego al mundo que lo que les pasó fue un abuso, en general de varones que debían protegerlas de los peligros del mundo exterior", continúa la periodista y agrega: "Hay muchas razones para entender porque callaban pero también hay muchas razones para insistir en que debemos escuchar respetuosamente los relatos, porque así, solo así las victimas ya no deberán esperar años para liberarse de la angustia que el recuerdo produce o del esfuerzo enorme que implica tratar de olvidar".

El Colectivo de Actrices Argentinas acompañó la denuncia pública de Fardín. La penal, en tanto, ya había sido radicada en Nicaragua. 

"No hay manera de banalizar un abuso. Que primero Calu y gracias a Calu, Thelma, dieran un testimonio público, logró en primer lugar que muchas se sintieran identificadas, en segundo lugar que entonces desearan y pudieran hablar, en tercer lugar que quedara claro que no tenemos políticas públicas ni representantes del estado con estudios suficientes sobre género y derechos humanos. Y dejo para el final a grandes grupos de periodistas, varones y mujeres a los que les importa más el rating que la víctima", afirma Hendel.

El tiempo aleja la justicia

Muchas de estas mujeres que a partir de la denucia de Thelma acompañada por el colectivo de actrices, pudieron hablar , ya por el paso del tiempo no podrán judicializarlo. "La justicia no da siempre respuestas favorables, como lo demuestra el fallo por el femicidio de Lucía Perez o el informe del Ministerio Público Fiscal. El circuito de la denuncia ante la justicia es difícil y costoso, muchas veces inaccesible. Ante esas situaciones existen múltiples formas de acompañamientos, de abordaje colectivo, de reparación y concientización, que hoy no cuentan con presupuestos o dispositivos públicos pero que se llevan adelante desde organizaciones de la sociedad civil, redes de mujeres y LGTBI, y espacios de reflexión. Es importante problematizar lo que supone el lugar de "víctima" y pensar e. procesos colectivos y empoderantes", opina Feire.

"L. único que en verdad quedó banalizado es el intento del patriarcado por disciplinar las voces de quienes ya no quieren tener miedo ni vergüenza", enfatiza Hendel. 
Muchas veces por distintos motivos el abuso sexual no se puede demostrar en la Justicia, pero eso no hace a esos hombres inocentes.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Juan Pablo II, Papa

La Iglesia recuerda a San Juan Pablo II, Papa

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos