EDIFICIO. Desde este inmueble, el Inadi intervino en favor del menor discriminado.

El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo decidió intervenir tras las consultas realizadas por los padres del niño que fue apartado de un curso de cuarto grado en la escuela primaria del Centro Educativo Franciscano San Antonio de Padua, del partido bonaerense de Merlo.
 
“Se brindó asesoramiento respecto a los mecanismos disponibles para realizar la denuncia”, informó el organismo en un comunicado. El Inadi reportó que se contactó con “los directivos del colegio y fijó ya una visita al lugar para asesorar a la comunidad educativa en pos de derribar las barreras institucionales y sensibilizar en materia de educación inclusiva y no discriminación”.
 
Asimismo, expresó su “preocupación” por los acontecimientos que se produjeron en la escuela y en las redes sociales, por lo que puso a disposición sus recursos para “todas las instituciones educativas” en el marco de su lucha contra la discriminación.
 
Fuentes del ministerio de Educación bonaerense dijeron que esta tarde inspectoras del área se presentaron en la escuela religiosa a la que concurre el niño con Síndrome de Asperger para evaluar si el cambio de curso fue en “pos de una mejora del aprendizaje y de la convivencia”.
 
En tanto, Gustavo González, representante legal de la escuela, dijo que citaron a tres de las madres que intercambiaron mensajes en la red social Whatsapp, que se hicieron públicos, “celebrando” el cambio de curso del niño.
 
“Fue un comentario poco feliz”, manifestó en declaraciones al canal TN, y agregó: “No todos los papás del curso piensan lo mismo”.
 
El directivo justificó la medida adoptada en el caso del alumno con Síndrome de Asperger, al sostener que se trata de una modalidad contemplada en el “proceso de integración” del niño.
 
“A los alumnos acá los mezclamos todo el tiempo, todos los años. Hay materias como educación física donde se mezclan, son enfoques pedagógicos no convencionales”, agregó.
 
Por su parte, Cristina Peduzzi, una de las madres que celebró que el niño con Síndrome de Asperger haya sido apartado del curso al que va su hijo, dijo que el cambio representó “un alivio” porque “el chico tenía episodios de agresividad”.
 
“Este año agredió a varios chicos, tiraba tijeras y golpes”, argumentó, y añadió: “Reacciona a los estímulos auditivos. ¿Cómo hacemos, le metemos un broche en la boca a los otros 34 alumnos?”.
 
La mujer también apuntó a la persona que difundió los chats que intercambió con otras madres de la escuela: “Hubo mala intención de la persona que hizo público algo privado”, aseveró en diálogo con TN.
 
El Síndrome de Asperger forma parte de los trastornos del espectro autista y produce dificultades en la interacción social, y en la comunicación. Las personas que lo padecen pueden no comprender qué significa una sonrisa o cualquier otra gesticulación, lo que dificulta el desarrollo de los vínculos sociales.

Fuente: DyN