Mediante el decreto 2018- 211, la gobernadora María Eugenia Vidal formalizó el nuevo cuadro tarifario de Aguas Bonaerenses SA (ABSA) a partir del mes próximo, con incrementos de 40 por ciento en promedio. Según el cálculo del portal InfoBan, el abastecimiento por metro cúbico subirá de 5,74 a 8,04 pesos.

El incremento estaba previsto desde febrero último, tras la audiencia pública en la que ABSA, proveedora del servicio de agua potable y cloacas a más de dos millones de habitantes de 79 localidades de 52 partidos del tercer cordón del conurbano y del interior de la provincia, planteó la necesidad de actualizar la tarifa. La medida fue cuestionada por la Defensoría del Pueblo y las organizaciones de usuarios, pero como la audiencia no es vinculante, el Ejecutivo provincial hizo suyos los planteos de la empresa. Así, ayer se dispuso “modificar el régimen tarifario para la prestación de los servicios de provisión de agua potable y desagües cloacales a partir de los 30 días de publicada” la norma.

Promedio de suba Según las previsiones del impacto del ajuste tarifario decretado ayer, el 51 por ciento de los usuarios tendrá un aumento de 100 pesos mensuales; el 37 por ciento, deberá pagar entre 101 y 200 pesos más; el 8 por ciento, entre 201 y 300 pesos, y un 4 por ciento abonará más de 300 pesos por mes de incremento. La prestataria del servicio se comprometió públicamente a extender las obras. Su presidente, Rafael Sardela, en la audiencia pública expuso los fundamentos técnicos y financieros para la readecuación de las tarifas. “Para entender lo que estamos haciendo hay que ver de dónde partimos”, sostuvo Sardela, que mostró en gráficos la situación en la que encontraron la empresa, de la que se hizo cargo el Estado en el 2002, “y que hasta el 2015 tuvo sólo pérdidas”.

En la audiencia, convocada por el Organismo de Control del Agua de la provincia de Buenos Aires (Ocaba), también fijaron su posición el Defensor del Pueblo bonaerense, intendentes y asociaciones de consumidores que se opusieron al aumento.