Al rededor del mundo son varios los equipos médicos que trabajan a contrarreloj con el fin de conseguir una cura contra la pandemia del coronavirus. En China, un cuerpo de investigadores se encuentra desarrollando un potencial remedio en base a la combinación de tres medicamentos antivirales.

El proyecto sería altamente "prometedor" para el tratamiento del COVID-19 en pacientes con la enfermedad en estado leve o moderado. Los profesionales determinaron que el tratamiento temprano con una triple terapia de interferón beta-1b, lopinavir-ritonavir y ribavirin es segura y acorta la duración de la excreción viral en comparación con el fármaco lopinavir-ritonavir solo: un promedio de siete días frente a doce días.

Se trata de los resultados de un ensayo clínico aleatorio en fase II y los propios autores del trabajo afirman que se necesitan estudios en fase III más amplios y con pacientes en una situación crítica para confirmar así si esta triple terapia de antivirales puede proporcionar un beneficio clínicamente significativo.

Números prometedores

Los resultados se publicaron en la revista The Lancet y sus responsables son investigadores de la Universidad de Hong Kong. En el estudio participaron 127 pacientes de seis hospitales públicos de esa ciudad y una parte fue tratada en un ciclo de dos semanas con los tres medicamentos.

Los pacientes de coronavirus presentan el punto máximo de su carga viral alrededor del momento en que aparecen los síntomas: “Nuestro ensayo demuestra que el tratamiento temprano de la COVID-19 de leve a moderada con una combinación de tres fármacos antivirales puede suprimir rápidamente la cantidad de virus en el paciente”.

Pero además, señala el investigador Kwok-Yung Yuen, puede aliviar los síntomas y reducir el riesgo para los trabajadores de la salud, al disminuir la duración y la cantidad de la excreción del virus -cuando el virus es detectable y potencialmente transmitible-. Además, esta terapia de tres fármacos “parece segura y bien tolerada por los pacientes”, sentenció.