Esta es la escuela N°27, donde asiste a clases el niño de 7 años.

El hecho, repudiable por gran parte de la comunidad educativa ocurrió en la escuela Nº 27 Juan Manuel de Rosas, de Hurlingham, cuando un nene se orinó encima ante la negativa de la maestra de segundo grado de que pueda ir al baño. Para peor, consumado el hecho, otra docente se compadeció de su colega "pobre la de segundo, tiene un meado". Para peor, la frase la pronunció en el micrófono lo que desató el bullying al menor,de tan sólo 7 años.

Su hermano, de 9, que también asiste al mismo establecimiento educativo, le explicó a la madre de ambos como habían sido los hechos, por eso, Yésica,decidió que el niño no vuelva a la escuela, disgustada con las docentes y con las autoridades.

Ante esto, la dirección escolar le envío una carta a la madre del pequeño para que se "reintegre" al colegio y también una dirigida al pequeño damnificado, en la cual no había pedido de disculpas, pero sí se reiteraba el pedido de que vuelva a clases. Este es el texto que él recibió: