@flopa01

De acuerdo con el diagnóstico del gobierno, el ancla que imposibilitaba cualquier avance para salir de la recesión local se conocía como la negociación de la deuda externa. La pandemia del coronavirus complicó aún más el escenario al producir fuerte aversión al riesgo en los mercados, por lo que ahora el gobierno nacional se enfrenta a un desafío aún mayor que cuando asumió para convencer sobre su capacidad de pago. Crónica consultó con economistas y expertos financieros cuáles serán las consecuencias inmediatas.

Alberto Fernández  y su equipo económico se preparan para navegar entre el estancamiento y la emergencia sanitaria bajo una fuerte tormenta financiera global. Esta semana, el Riesgo País que mide el J. P. Morgan llegó a 3.100 puntos, el mayor desde el 2001. Se refiere al nivel de confianza en la posibilidad de honrar deuda que tiene un país y el índice dice que el peligro de tomar deuda argentina es alto.

Así, el dólar solidario escaló a $84, unos $5 desde el último viernes. Si bien, el billete verde con el recargo "solidario" del 30% ya había pasado los $80 en otras ocasiones, llegó a su pico más alto. Más pálidas sobre la bolsa porteña: el S&P Merval sufrió una caída semanal del 32% en dólares y del 23,8% en pesos. El último día de la semana al menos se mantuvo estable, pero en otros países de la región, como Brasil y Perú, hubo un repunte del 10%, mejora que no se vio a nivel local.

Con esos datos como producto de la emergencia sanitaria global, el cierre parcial de algunas fronteras comcerciales, la caída de la demanda de materias primas argentinas y demás problemas internos, el gobierno se prepara para el tramo final de negociación según el límite autoimpuesto a fin de marzo para sellar el acuerdo de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con bonistas privados (bajo ley extranjera).

Claro que los expertos coinciden en que esa fecha ya se ahogó en la incertidumbre del mercado post coronavirus. Conclusión que deviene, además, de un hecho concreto como la postergación de la presentación de la oferta de reestructuración de parte de la deuda externa emitida bajo legislación de Nueva York.


"Hemos estado en el camino correcto, pero ahora estamos en una situación de emergencia global que requiere que cada lado sea flexible. Se necesita un alivio sustancial. Si alguien piensa que vamos a patear el problema hacia adelante de una manera que obligue a otra reestructuración más tarde, deberían pensarlo de nuevo, porque no vamos a hacer eso", dijo esta semana el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una entrevista a una agencia internacional.

La onda expansiva de esta crisis global al parecer retrasará cualquier ilusión de repunte de la actividad industrial y comercial en la Argentina. 

El análisis de los expertos

1- ¿Crees que la pandemia del coronavirus complica el panorama económico local?

Diana Mondino, economista UCEMA

"Indudablemente la economía argentina está muy débil por muchos factores propios y el coronavirus puede potenciarlos. La notable caída en los precios internacionales, unida al elevado nivel impositivo, será muy difícil de digerir. También habrá menor nivel de actividad en general y en la medida que en algunas actividades haya elevadas cuarentenas".

Miguel Ángel Boggiano, director de Carta Financiera

"Sin duda complica el panorama local porque además de todas las deficiencias que tiene la economía argentina esto le pone un freno extra. Hay actividades que van a tener que parar directamente. Los consumidores por un tiempo va a dejar de ir a restaurantes, cines, shows y ahí ya tenes casos concretos, si todos se quedan en la casa el parate comercial es dramático".

Christian Buteler, analista financiero

"Esto complica mucho más la economía del país, a la que ahora se le suma la inversión que requiere la emergencia sanitaria. Tanto es así que esta semana que pasó tenía que salir la oferta del canje de deuda y hubo que retrasarlo"

Damián Di Pace, analista económico y director de Focus Market

"Al desacelerarse el crecimiento global, principalmente en las economías a las que les vendemos bienes y servicios el resultado es que obtenemos menos dólares genuinos y eso es justo lo que nos falta. El efecto sobre la industria y el comercio va a ser fuerte y en términos de recaudación será problemático a la vez que se necesitará mayor gasto social".

2- ¿Qué consecuencia sería peor: la profundización del estancamiento de la actividad o un mayor retraso para acordar la deuda con el FMI y bonistas privados?

Diana Mondino

"La actividad económica está estancada por las incertidumbres económicas, una de las cuales es la deuda. Pero aún si la deuda ya estuviera renegociada, lo mismo tendríamos dificultades por el cepo cambiario, las licencias no automáticas para importación, las idas y vueltas con diferentes regulaciones y más. Nada indica que por el coronavirus se vaya a demorar la negociación de la deuda, ya teníamos cambios en el cronograma propuesto"

Miguel Ángel Boggiano

"El tema de la deuda es central y más que un mayor retraso, a mi entender se acabaron las chances de cualquier acuerdo posible sobre la deuda. En medio de la crisis global financiera que desató el coronavirus, la posición de la Argentina para negociar es mucho peor".

Christian Buteler

"Creo que los dos asuntos van de la mano. Mayor estancamiento como se prevé a nivel global por el freno de la actividad te complica la negociación de la deuda. Un escenario de caída de venta de materias primas por haber menos demanda en otros países tendrá, primero, consecuencias en los números fiscales, incluso al tener que ayudar a ciertos sectores para que no entren en una crisis peor. También, en un contexto de un mundo más pobre, con caída de la actividad, el mercado o el bonista va a mirar con atención que lo que vos le ofrezcas lo puedas pagar al tiempo que tus chances de pagar se reducen por efecto de esa recesión".

Damián Di Pace

"Si todo se mantenía como venía en la previa a la pandamia, el gobierno se había autoimpuesto como límite de negociación a fin de marzo y ahora lo va a tener que postergar. Esto no hace más que profundizar la incertidumbre, enemiga de cualquier negociación. A nivel minorista, si la salida que encuentra el gobierno es mayor emisión por supuesto que esto genera más inflación".

3- ¿Algunos economistas consideran que puede haber una oportunidad ante el desplome de los mercados, por ejemplo, para comprar bonos privados de la deuda (bajo ley extranjera) a precios muy bajos en comparación con su valor inicial? ¿Compartís esta mirada?

Diana Mondino

"Efectivamente, los precios de bonos y acciones están extremadamente bajos. Lo que nunca debemos olvidar es que el inversor puede elegir comprar activos argentinos o de otro país. El hecho de que estén más baratos no necesariamente significa que a futuro darán mayor rentabilidad".

Miguel Ángel Boggiano

"No creo que haya ninguna oportunidad de compra de bonos, me parece que esa lectura es equivocada. Este desplome de los mercados del que aún no conocemos su evolución, no favorece la negociación de la deuda, tampoco la reestructuración y tampoco debería ser tomado por aquellos que tienen la posibilidad de invertir en deuda como algo atractivo".

Christian Buteler

"Si el Estado tuviese plata para comprar bonos, los bonos no valdrían lo que valen, valen eso porque el Estado no tiene dinero para pagar los vencimientos. Si todavía tuviéramos algo del dinero que prestó el FMI, podríamos utilizarlo para eso y mejorar nuestras chances en el canje pero ya está, no está más. Algunos dicen que los bonistas, en plena recesión global, estarían más dispuestos a aceptar una oferta más baja para deshacerse de los bonos. No comparto esa visión, en este contexto ocurre una salida rápida de los mercados de riesgo, como es la Argentina. Entonces lo que puede pasar es que ni siquiera esperen nuestra oferta, salgan a venderlos al mercado y de esa manera caigan más los precios que ya están muy cerca de tener valores interesantes para los buitres. Ya sabemos que ellos no van a un arreglo, van por el cien por cien". 

Damián Di Pace

"El hecho de que los bonos hayan caído en su nivel de paridad es un riesgo muy importante, por que los que compran a esos valores son los fondos buitres y ahí el escenario se complicaría aún más. Lo que termina sucediendo es que la negociación se endurece o no existe porque el nivel de aceptación baja notablemente. Argentina tiene que evitar eso generando expectativas positivas en los acreedores. Hasta ahora la negociación que plantea el gobierno es muy dura, habrá que esperar a la semana próxima a ver qué camino elige el ministro Martín Guzmán". 

Ver más productos

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos