Fue el 7 de noviembre de 1989. "El" Diego y "la" Claudia se casaban en una fiesta que haría historia. Después de 10 años juntos y dos hijas en común, la pareja celebró una de las uniones más comentadas. El deporte, las celebridades, la política y el poder se reunieron esa tarde para la boda religiosa, en la iglesia del Santísimo Sacramento de Buenos Aires.

Por la noche en el Luna Park, con un costo de dos millones de dólares -una cifra estrambótica en plena hiperinflación-, entre las 1.200 personas invitadas se encontraban Mauricio Macri, Carlos Menem, presidente en aquel momento; Fidel Castro; Fito Páez; Guillermo Coppola, su manager entonces; Alfredo Di Stéfano y toda la plantilla del Napoli.

A estos últimos les contrató un vuelo charter desde Italia para que no se perdieran la celebración. También, los protagonistas del fútbol nacional: Carlos Bilardo, DT de la selección campeona del 86, y Julio Grondona, de la AFA. Pero la historia había comenzado en un contexto muy diferente, en el barrio de Villa del Parque.

En el libro "Yo soy el Diego", de Daniel Arcucci y Ernesto Cherquis Bialo, el Diez contó: "Ya estaba instalado en la casita de la calle Argerich, con toda mi familia. Era una típica casa de barrio, propiedad horizontal. Nosotros vivíamos al fondo y adelante estaba la familia Villafañe: don Coco, taxista y fanático de Argentinos, doña Pochi, ama de casa, y la Claudia. Creo que nos empezamos a mirar desde el primer día, cuando me instalé ahí, en octubre del 76".

El 28 de junio de 1977, en un baile del Social y Deportivo Parque, Diego hizo su jugada. "Los dos sabíamos que nos espiábamos, así que apenas la cabeceé, aceptó. Justo, justo en el momento en que empezamos a bailar, meten el tema Yo te propongo, de Roberto Carlos. ¡Espectacular! Me ahorró todas las palabras, que justamente no me sobraban. A partir de ahí, de ese momento exacto, somos El Diego y La Claudia".

Sellaron su compromiso en un auto viejo estacionado detrás de la Escuela Mecánica de la Armada. Maradona llevó una botella de sidra y un anillo barato para pedirle a Villafañe que fuera su novia y futura esposa. Pero, a mediados de los 90, en el pico de popularidad -y de excesos- del mejor jugador del mundo, la pareja se quebró.

Harta de perdonar infidelidades, Claudia dijo "basta" el 7 de marzo de 2003, después de 14 años de matrimonio, y presentó la demanda de divorcio. Las leyes de entonces obligaban a mencionar motivo que justificara la ruptura. Y Villafañe alegó "abandono de hogar desde julio de 1998".

El resto es historia reciente que todos más o menos recordamos. Innumerables disputas, guerra feroz por la división de bienes, juicios por propiedades adquiridas por Villafañe en Miami y la presunta "apropiación" de objetos de la carrera del Diez. Todo eso hoy queda a un costado.

Ver más productos

Aprender a criar a nuestros hijos

Aprender a criar a nuestros hijos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Ver más productos