Tras siete ruedas consecutivas de fuerte alza que lo llevaron a valores récord, el dólar se tomó este jueves un respiro. Ocurrió luego de la decisión del  Banco Central de ampliar el límite de tenencia de Leliq para las entidades financieras con el ojetivo de estimularlas a trasladar más rápido los movimientos de la tasa de referencia, que volvió a subir, a la de los plazos fijos. El alivio local, coincidió también con un rebote en los mercados globales.

Así, el tipo de cambio minorista cayó 27 centavos a 44,65 pesos y el mayorista bajó 24 a 43,63. Con todo, en el mes acumula un aumento del 11, por ciento.

También aflojó el volumen de operaciones, que el último miércoles había subido a 852 millones de dólares y había despertado preocupación entre los analistas. Durante esta jornada se pactaron 608 millones de la moneda estaounidense, en línea con los montos habituales.

"Un panorama externo más relajado, sumado a las medidas anunciadas por el BCRA en la fecha revirtieron por lo menos hoy las expectativas y generaron un cambio de tendencia que se reflejó en una baja de la cotización", señaló Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

Sin embargo, la baja de la divisa en la plaza local (0,5%) fue menor que a la de otros países de la región. En Brasil, por ejemplo, el tipo de cambio recortó 1,9%.

El BCRA anunció una ampliación en el tope para la tenencia de Leliq de los bancos, con el objetivo de estimularlos aumentar la tasa que pagan por los depósitos a plazo fijo. A partir de ahora, el límite pasa del 65% al 100% respecto tanto del patrimonio como de los depósitos con los que cuenta cada entidad. Una medida que apunta a desalentar la demanda de dólares, que ayer se aceleró con fuerza e hizo saltar la cotización de la divisa un 2,9% hasta los $44,92.

Los funcionarios buscan distintas alternativas para retener a los ahorristas en sus plazo fijos en pesos, que hoy totalizan más de $1 billón, un gran volumen potencialmente dolarizable. El temor es que, producto de la aceleración inflacionaria, del rezago de las tasas pasivas, de la desconfianza en el programa macro y del clima preelectoral, se produzca una corrida similar a la que generó la megadevaluación de 2018.

Por otra parte, el Central convalidó una nueva suba de la tasa de Leliq, que en el promedio de la segunda subasta diaria quedó en 68,4%. En el promedio total del día, quedó en 68,3%, seis décimas más que ayer.