Por Ana Breccia
@anabreccia

"A veces me pregunto si la gente me seguirá queriendo"
, dijo Diego Armando Maradona en una de sus últimas entrevistas al cumplir los 60 años. La respuesta a su duda, copó de punta a punta la avenida 9 de julio en el microcentro porteño esta tarde del lunes: una marea celeste y blanca, con sonrisas tapadas por los barbijos pero con los ojos húmedos de llanto, convirtieron las canciones de cancha en rezos para el número 10.

"El que no salta es un inglés", "Diego no se murió" y gritos de "Goooool" acompañados por bailes y el flameo de banderas argentinas. Niños que consolaron a sus padres, abuelos que expusieron su salud con tal de estar presentes en el último adiós y hasta mascotas que vistieron pañuelos del "xeneize". A todos algo los une. Lloran y extrañan a ese pequeño que nació y creció en Villa Fiorito y que a muchos les regaló más de un motivo para sonreir.

El Obelisco se vistió de celeste y blanco al caer la tarde. (Crónica/Pablo Villán)

 

Nahuel estaba junto a su familia y no paraba de agitar la mano al ritmo de la música. No dudó en hablar con cronica.com.ar para expresar lo que significa "El Diego" para él: "Me crié con él como un referente de la infancia y adolescencia, su existencia nos marcó para siempre. Soy un eterno agradecido por todo lo que nos dejó no sólo futbolísticamente. Su legado va a ser eterno y no tengo más que agradecer todo el amor que nos dio y espero que de alguna manera se lo podamos devolver con todos los homenajes que le hemos hecho. Los que lo maltrataron la van a pagar, amo a Diego", aseguró.

Verenice vestía la camiseta del Club Atlético Boca Juniors y recordó el momento en que se enteró de la lamentable noticia: "Cuando lo supe me puse a llorar muchísimo". Ella juega al futbol femenino y explicó que "cuando era chica no había tanta movida como ahora", por esta razón y gracias a Maradona y sus videos "empecé a jugar y siempre fue mi inspiración": "Como persona, con su pro y contra, la espontaneidad y franquesa lo hicieron el más grande de todos".

Con pancartas y banderas, homenajearon a "El Diego". (Crónica/Nahuel Ventura)

 

Cuando le cuente a un niño sobre "El 10" va a destacar que él encarnaba "lo que es tener pasión por algo", una persona "que dejó el corazón por lo que amaba. Que aunque se equivocó, reconocio, pagó, y siguió pagando y es el ejemplo de lucha sobre un sueño, perseverancia, garra y autenticidad".

Anna de unos 70 años, estaba sentada en la plazoleta del obelisco, en silencio, pero sin pasar desapercibida: llevaba ni más ni menos que un retrato de Maradona en su falda. Lo que ella destacó de su ídolo fue que "Fundamentalmente es el negrito villero que nos llevó a ser campeones del mundo y sobre todo que no olvidó sus orígenes. Es lo que más quiero y admiro de él. Hoy siento un dolor inmenso, por lo comprometido que estaba con su clase trabajadora que es de donde vino".

Acerca de su cuadro caricaturesco contó que lo tiene en su casa "hace 11 años" pero como si fuera "de un ser querido", porque "lo es".

 

 

Una multitud no dudó en despedir a Maradona en el microcentro porteño. (Crónica/Nahuel Ventura)
Ver comentarios