En el sexto fin de semana largo del año, 975.000 personas decidieron tomarse unos días de descanso. El número de visitantes mejoró un 5,6% frente al mismo período del año pasado. Si bien este año el feriado se dio en cercanías a las elecciones y coincidió con el Día de la Madre, más gente viajó pero por menos tiempo.

La estadía media fue de 2,8 días, apenas por debajo de 2016, mientras que el gasto promedio diario por persona fue de $770, es decir, un 28,3% por encima del mismo fin de semana del año pasado.

La provincia de Buenos Aires estuvo muy transitada durante todo el fin de semana. Mar del Plata fue de los puntos turísticos más visitados, donde la ocupación superó el 70% en la ciudad. Asimismo, las otras localidades de la costa atlántica tuvieron un importante movimiento gracias al clima veraniego que hubo. Mientras tanto, Chascomús, Tandil, Sierra de la Ventana y Junín se destacaron en el interior de la provincia.

Frente a las mejoras registradas en el turismo de estos días, Fabián Tarrío, presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa ( CAME), expresó que "vemos que el turismo argentino se consolida como una actividad muy importante para el sector comercial y las economías regionales".

El Día de la Madre también se hizo notar en este fin de semana largo. Se registró un aumento de la cantidad de excursionistas que se trasladaron de una ciudad a otra a pasar el día. Esta presencia fue más notoria que lo habitual para la fecha.

Una actividad muy solicitada en estos días fueron las ferias gastronómicas. Muchas ciudades de distintos puntos del país ofrecieron circuitos de productos regionales que convocaron a muchas personas, sobre todo el domingo.

A su vez, Tarrío destacó que "el movimiento turístico está reactivándose bastante bien en la mayor parte del país y eso se debe a que las familias van recuperando su poder adquisitivo y al interés de las ciudades en planificar su sello turístico".

En lo que va del año, hubo seis fines de semanas largos, donde viajaron casi ocho millones de turistas y se registraron ingresos por $17.421 millones en las economías regionales del país. El que mayor movimiento originó fue el de Semana Santa, seguido por el de Carnaval y el feriado del 24 de marzo.