Al tiempo que rechazó ayer que las reformas que impulsa el gobierno sean similares a las aplicadas en el país durante la década del 90, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, garantizó que las medidas a aplicarse van a "reducir dramáticamente la pobreza". Según el funcionario, "este es un programa consistente desde el punto de vista macroeconómico. Hemos elegido ser cuidadosos y graduales en la corrección de los desbalances de la economía argentina".

En declaraciones radiales, Dujovne señaló que "nos critican porque no abrimos de golpe la economía. Sabemos que tenemos que integrarnos al mundo pero gradualmente, para cuidar el empleo".

Mirar para adelante
Seguidamente, consideró que "está claro que tenemos un foco totalmente distinto al que tuvo Argentina en el pasado. No me gusta compararme con lo que hicieron los otros, con el pasado, miro para adelante. Siento que estamos poniendo en práctica un programa que va contribuir a reducir dramáticamente la pobreza en la Argentina".

"No creo que haya que poner un número, pero nuestro norte es bajar la pobreza. Vamos a tener una cifra mucho más parecida a la de otros países exitosos, como lo será la Argentina", enfatizó el funcionario. Al ser consultado respecto de la reforma impositiva anunciada el último martes, el jefe del Palacio de Hacienda insistió con que, de aprobarse la iniciativa oficial, el país logrará tener "un sistema tributario normal en cinco años".

"Nosotros tenemos dos objetivos: bajar impuestos y bajar el déficit. Esta reforma la aplicaremos en cinco años. Salvo la devolución de IVA para empresas, todo lo demás se va ir escalonando para llegar a un impacto pleno en cinco años", subrayó. También aseveró que "una empresa argentina puede mirar el futuro con optimismo y decir: en cinco años voy a converger en un sistema tributario normal como el que existe en otros países del mundo".

Dujovne ratificó, asimismo, que el gobierno buscará cambiar la fórmula con que se calculan los haberes jubilatorios. "Lo que vemos es que la fórmula que se ha aplicado en la Argentina tiene muchos problemas. Tiene que haber un fórmula que esté en línea con las que tienen otros países del mundo", que combine "inflación y salarios", puntualizó.