En noviembre se abonarán octubre (con otro aumento) y la tercera couta del invierno.

Por Florencia Golender 

@flopa 01 

Ante las acusaciones de ilegalidad en la aplicación obligatoria de cuatro cuotas para pagar las facturas de gas, fuentes del Ministerio de Energía se negaron a emitir comentario al respecto. Dejando los tecnicismos de lado, “Crónica” se concentró en el usuario e hizo las cuentas para el hogar medio, “donde el mayor problema será el endeudamiento por la superposición de facturas, sumado al aumento ya confirmado para octubre”.

Pedro Busetti, presidente de Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco), puso el eje en “los niveles de endeudamiento que va a provocar en los usuarios una medida de este tipo”. Para el experto, “la decisión complica aún más un problema que viene desde hace rato, porque al pagar en cuatro partes los consumos de julio y agosto (los más caros del año por las bajas temperaturas), el cliente acumula servicio impago”.

“Cuando llegue el consumo del mes de octubre -continuó- facturado en noviembre, aún va a estar pagando la tercera cuota del período invernal”, explicó Busetti. Además, la simultaneidad de los pagos “enfrentará otro problema: a partir de octubre se aplicará un nuevo aumento al servicio de gas natural, ya autorizado por ( el ministro Juan José) Aranguren”.

Una cuenta rápida

Las cuatro cuotas se aplicarán de forma excepcional para la facturación del 25 de agosto al 31 de octubre. Un usuario residencial (los únicos alcanzados por la resolución) de categoría R3 consume en los bimestres más fríos (mayo-junio y julio-agosto) aproximadamente unos 400m3 de gas natural. En este caso, la facturación puede variar entre 3.000 y 4.000 pesos.

El ejemplo del R3 se aplica a unos 600.000 usuarios, según explicó a este diario el presidente de Deuco, que pagarán un estimado de cuatro cuotas de 1.000 pesos en septiembre, octubre, noviembre y diciembre. A esos pagos se le sumará el consumo del mes en curso. Y, en octubre, la situación se agrava por el aumento ya autorizado.

“Hay que tener en cuenta que muchos jubilados aún no hicieron el trámite para seguir recibiendo el subsidio”, resaltó Busetti. Muchos que antes lo recibían de forma automática ya no lo cobran porque no saben hacer el trámite por Internet o tienen un auto y ya no están contemplados en la tarifa social.

El usuario no se hará cargo del financiamiento de forma directa, pero sí indirecta, ya que el Estado pagará los intereses a las distribuidoras privadas. Así lo confirmó el Ministerio de Energía en un comunicado a las empresas, que no absorberá ningún gasto por el beneficio. Para Busetti, “con la aplicación de las cuatro cuotas, el gobierno no hace más que admitir la incapacidad de pago de los usuarios que no están pudiendo asumir los tarifazos energéticos”.