"No voy en tren, voy en avión" cantaba Charly García allá por la década de los 80 en un tema que pasaría a formar parte tanto del cancionario popular argentino como de cada viaje familiar, casi al mismo nivel de "vamos de paseo" entre los más chicos. Charly ya en aquella época, era una estrella, y claramente tenía el bolsillo para hacer un gasto considerable. Hoy ir en avión es un lujo reservado para pocos.

Con la devaluación de los últimos meses, sumada a la pérdida de poder adquisitivo que se acentuó en estos años, irse de viaje es un proyecto que obliga a las familias a sacar todas las cuentas posibles con el fin de elegir la mejor opción. Dentro de ese esquema, Mar del Plata siempre pica en punta como destino de los veraneantes. La Feliz suele ser la ciudad más elegida por los argentinos para su descanso, y se descarta que esta temporada estará otra vez colmada de turistas de todas partes del país.

Yo voy en tren

Para transitar los 418 kilómetros que separan la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de la localidad balnearia, la opción más económica vuelve a ser el tren. Esta semana la empresa Trenes Argentinos anunció que sumará un nuevo servicio diario a los dos que ya ofrece en su sitio web o adquiriendo en las boleterías de las principales cabeceras. El viaje en primera clase, la más barata de todas, arranca en 660 pesos por persona.

Sin embargo, los niños tienen descuento, por lo que una familia tipo de dos adultos y dos menores puede sacar sus pasajes por apenas $1,848 -hay además una rebaja del 10% si se adquieren los boletos por el sitio web-. Pese a su bajo costo, el viaje en ferrocarril no es el más elegido por los veraneantes.

No obstante, este año está registrando un fuerte incremento,y para algunas fechas de la primer quincena de enero quedan apenas algunos lugares disponibles. Las continuas dificultades para que el servicio sea eficiente y cumpla con sus horarios aparecen al tope entre las preocupaciones de quienes descartan esa vía.

No en avión

Pese al crecimiento de las aerolíneas de bajo costo, tomarse un avión es prácticamente imposible de costear para la mayoría de los veraneantes. Para una familia tipo de dos adultos y dos menores (uno de 12 y otro de 8) el precio no baja de los $20.545, sólo de ida. Casi lo mismo que lo que se gastaría en un alquiler por una semana de vacaciones.

Vamos de paseo

La mayoría de las familias argentinas, en tanto, viajarán en auto. Según un informe de un sitio web de alquierles temproarios -Alquilarargentina.com- el 80% de quienes se trasladan hasta los destinos de la Costa Atlántica aseguró que elegirá el recorrido tradicional por la ruta 2.

Entre mates y medialunas, la billetera empezará a sentir con fuerza la suba de las naftas y, en menor medida, los peajes. Mientras que el año pasado el viaje completo hacia La Feliz podía valer cerca de 1.200 pesos (950 de combustibles y 250 de peajes), la inflación y otros elementos duplicaron esos montos.

En la actualidad el cálculo para un motor chico (1.6) que usa nafta súper no baja de los 2.500 pesos. Más precisamente, $2.564,55. Eso se reparte entre 2.258,55 del combustible y los $306 de los peajes. Es más del doble de lo que salía hace un año. Ida y vuelta, en total, asciende a casi 5.200 pesos.

Claro que el cálculo hasta el 10 de diciembre, cuando asuma un nuevo gobierno, están previstos otros dos incrementos en el valor de las naftas según anticipan las empresas y los estacioneros. De allí a enero la situación es incierta. La cifra, además, no tiene en consideración los gastos extra necesarios, como tener el vehículo familiar en óptimas condiciones.

Colectivos a la orden

La oferta la completa otro de los medios de transporte más tradicionales: el micro. Un ómnibus a Mar del Plata para el mes de Enero ronda los $1.300 por persona, lo que lleva el viaje para la familia tipo a $5.200. Eso en la opción más económica, de coche semi cama. Desde ahí, los valores van en aumento hasta los $1.700 para un ejecutivo.

Ver más productos

San Juan de la Cruz.

La Iglesia recuerda hoy a San Juan de la Cruz

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos