Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

El ansiado viaje de los 30 integrantes de un ballet de folclore rumbo a Perú se convirtió en un infierno, desencadenado por las llamas que arrasaron con el micro que los transportaba a destino, salvando sus vidas de milagro. El siniestro tuvo lugar en la ciudad chilena de San Pedro de Atacama, donde los jóvenes permanecen varados desde entonces, no sólo porque perdieron todas sus pertenencias, sino principalmente por la falta de respuestas de la empresa organizadora.

En la noche del lunes el Ballet de Folclore Estrella Federal partió desde la plaza San Martín, en San Miguel de Tucumán, hacia Moquegua, Perú. Sin embargo, cuando atravesaban San Pedro de Atacama, el micro de la compañía Sol Naciente comenzó a arder, alrededor de las 14 del último martes.

En consecuencia, los 30 jóvenes que viajaban en su interior iniciaron la evacuación por sus propios medios. Al respecto, Lorena Lescano relató a Crónica que “menos mal que viajó un papá con ellos, que pudo ayudarlos a salir, porque los representantes de la empresa no hicieron nada”.

La mujer es mamá de Belén Viotti, integrante del ballet, quien “le dijo en reiteradas oportunidades al chofer que había olor a quemado pero no le prestaron atención. Luego sintieron una explosión, y en un abrir y cerrar de ojos perdieron todo”. Horas después del suceso, la empresa emitió un comunicado en el cual informaba brindar asistencia a los pasajeros.

No obstante, Lescano remarcó que “el coordinador del viaje aseguró que estaban en un hotel. Pero durmieron en un comedor donado por el municipio de Atacama”. Además, enfatizó que “ellos dicen que se comunicaron con los padres y es mentira, nadie habló con nosotros”. Los chicos que transitaban hacia tierras peruanas para exhibir su obra y dar muestra de las costumbres argentinas, aguardaron largas horas el arribo de otra unidad, sin recibir precisiones por parte de los responsables.