Trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial ( INTI) permanecen en la puerta del organismo y evaluaron la posibilidad de cortar la Avenida General Paz, a la altura de Constituyentes, en el marco de una protesta contra el anuncio de 250 despidos. 

Los empleados representados por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) resolvieron el viernes último el estado de asamblea permanente y la permanencia en el edificio ubicado en la Avenida General Paz al 5400 luego de que les anunciaran el despido de 250 trabajadores.
 
En ese marco, según se consignó en un comunicado de prensa de ATE nacional, decidieron permanecer este lunes en la puerta del INTI "para que puedan ingresar todos los trabajadores despedidos".

"Los compañeros no están pudiendo ingresar como cualquier lunes y para participar en una asamblea porque desde temprano un impresionante dispositivo de la Policía Federal se los impide y de hecho los empujan a la colectora de la General Paz, que está cortada", confirmó la secretaria gremial de ATE INTI, Giselle Santana.

La delegada explicó que la Junta Interna y parte de los trabajadores del INTI permanecen dentro de la sede del organismo desde el viernes, cuando conocieron el anuncio de los despidos.

Al ver impedida por fuerzas policiales la realización de la asamblea y el acceso al edificio, otros trabajadores se concentraron en gran número desde la mañana frente al organismo, incluida la colectora de la General Paz.

También acudieron al lugar legisladores y dirigentes de organizaciones sindicales, sociales y de derechos humanos, entre ellos, Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quien reclamó “que no se pierda la fuente de trabajo y que no se pierda la soberanía nacional”.

Sobre el despliegue policial, Cortiñas afirmó: “Es una intimidación a la gente para que no haga protestas y que no se condice con un Estado constitucional. Este gobierno está por votos, no por botas, entonces tiene que respetar al pueblo”.

De acuerdo con lo señalado por fuentes gremiales, hasta esta mañana no habían llegado telegramas de despidos, más allá del anuncio realizado por las autoridades.