Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar

Con motivo del Día Nacional del Donante de Sangre, Crónica dialogó con Gabriela Dabusti (M.N. 81.131 y médica especialista en hemoterapia inmunohematológica) para conocer los pormenores de esta situación.

Dabusti comentó que "en Argentina tenemos problemas con la donación voluntaria, los enfermos que necesitan transfusiones y sobre todo aquellos oncohematológicos que llevan transfusiones durante años o toda la vida, son pacientes que por más que nosotros le pidamos donantes a los familiares, son pacientes que van a llevar transfusiones toda la vida. El gobierno sacó un comunicado o resolución en 2015 (la 1508), por la cual no podemos pedirles a los pacientes donantes, sino que éstos deben ser voluntarios. Para eso hay que hacer una campaña porque la gente no sabe si tiene que donar, entonces desde nuestra asociación científica (Asociación Argentina de Hemoterapia Inmunohematología y Terapia Celular) promovemos para que la gente sana vaya a donar sangre".

Si bien no existen números concretos de transfusiones llevadas a cabo en nuestro país, ya que ni siquiera la tiene la cartera sanitaria nacional, desde AAHITC confirmaron que "estamos en déficit, de la cantidad de pacientes que tenemos, no llegamos a cubrir la demanda asistencial con los donantes que tenemos".

Consultada sobre el porqué de esta situación, la doctora agregó que "hay una desinformación porque la gente no sabe ni conoce las necesidades del hospital, no saben lo que es la donación voluntaria porque de hecho cuando nosotros hacemos una campaña, la gente se pone contenta y participa. Si uno promueve la donación voluntaria, la gente lo acepta de buen grado y participa, pero el tema es que no se promueve, no hay información y la gente no sabe".

Las condiciones para donar sangre son para personas de 18 a 65 años, aunque en los últimos dos años salió un nuevo reglamento en el cual als personas de 16 también lo puede hacer con su DNI, no tienen que estar en ayunas, no tiene que haber tenido hepatitis después de los 11 años ni sufrir ninguna enfermedad crónica, ni estar anémico, además de pesar más de 50 kilos.

Para saber cual es el procedimiento, la profesional relató que "la persona acude al centro de transfusión o hospital, va con su documento, se le toman los datos, se hace una entrevista médica previa preguntando acerca de enfermedades o medicamento que tome. Si todo está en orden, se hace exámen físico, se toma la temperatura, presión y evalúa la cantidad de glóbulos rojos. Se extrae 450 mililitros, esto para una persona de más de 50 kilos, ya que si es menos no se puede donar. Las unidades que se extraen se hacen con material descartable con lo cual es imposible que el donante se contagie de algo, luego se le da un desayuno".

Finalmente, para que una persona pueda volver a donar sangre tiene que pasar como mínimo 3 meses y se recomienda que la gente donde sangre al menos dos veces por año, ya que esto cubriría con la necesidad de fluido de todos los pacientes.