Una mujer de Villa Dolores, Córdoba, pidió a la Justicia que se le practique un aborto a su hija de 11 años, embarazada producto de una violación. 

La nena llegó con su mamá a un centro de salud de esa localidad cordobesa porque tenía dolores abdominales y fueron los médicos los que indicaron que se trataba de un embarazo de aproximadamente 10 semanas.

La intervención sólo podrá realizarse en la Maternidad Nacional, donde trabajan las tres médicas que realizan este tipo de prácticas legales en toda la provincia.

Es que debido a un amparo presentado por la ONG Portal de Belén se prohíbe llevarlos a cabo en hospitales públicos y clínicas privadas de Córdoba, aún en casos de violación.

Por el caso fue detenido un hombre de 58 años, ex pareja de la madre de la víctima, la cual fue identificada por la propia menor.

“En las cámaras Gesell que se le practicaron a la nena, ella relató quién era el agresor y dijo que los abusos se produjeron repetidas veces”, aseguraron los investigadores.

Desde la Fiscalía justificaron el pedido de que el aborto sea con una modalidad que permita preservar rastros del embrión para cotejar con el ADN del presunto violador.