Todos los mediodías les dan la oportunidad a estudiantes y trabajadores de almorzar rico y barato.

Por Florencia Bombini 
@florbombini 

 

La satisfacción de hacer un acto de bien sin intereses de por medio es algo que no se mide con ninguna moneda del mundo. Lo que realizó un grupo de jóvenes en Tucumán es propio de una actitud con estas características. Ellos están al frente del centro cultural Santos Discépolo, que está ubicado en la capital tucumana, a ocho cuadras de la Plaza Independencia.

Allí se realizan diversas actividades, desde talleres de baile, folclore, canto, guitarra, yoga y arte para niños. Sin embargo, hace 17 meses llevaron a la práctica una idea que venían analizando tiempo atrás y comenzaron a abrir el lugar al mediodía y a ofrecer almuerzos con menú fijo a solamente 25 pesos, precio que se mantiene desde aquel entonces.

Por la noche, el lugar ofrece cena (pizza y bebida) más música en vivo, pero aquí sí el trabajo es con fines de lucro. Benjamín Ramayo es uno de los jóvenes que están al frente del centro cultural y es quien está encargado del bar, donde trabajan además 10 voluntarios. “Surgió la idea de hacer un menú social, sin fines de lucro. Esto incluye una sopa con legumbres, un plato principal que varía de acuerdo con la estación, un vaso de jugo y pan con semillas que lo elaboramos aquí”, comentó Benjamín.

Y detalló que “hoy estamos haciendo 180 platos por día y los dividimos en dos tandas, por cuestiones de espacio físico”. De esa forma, “los voluntarios pueden llevarse entre 150 y 200 pesos por día”.