Por Luciano Bugner
@lucianobugner

Los trabajadores del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) continúan sumergidos entre la incertidumbre y la desesperación.

Por un lado, las autoridades no entregaron la famosa lista con más de 200 nombres de los despedidos en una primera tanda (más adelante se esperan 50 recortes más). Y por el otro, tras un estado de asamblea permanente y la atenta mirada de un control policial, desde la dirección decretaron asueto "hasta nuevo aviso". "Es un intento claro de desmantelar la institución", denunciaron los delegados.

"Es una suerte de lockout patronal". La definición partió de Pancho Dolmann, delegado general de ATE INTI y miembro de la conducción nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado. Las palabras fueron disparadas en el tercer día consecutivo de permanencia pacífica dentro del organismo, ubicado en la avenida General Paz y Constituyentes.

Este lunes la jornada de lucha tuvo el acompañamiento de distintos sectores de ATE y organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, como Nora Cortiñas, madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quien destacó: "Yo estoy orgullosa de todos los trabajadores de este país porque todos son imprescindibles".

El delegado Néstor Escudero, en comunicación con Crónica, aclaró que "no hay comunicación directa con los funcionarios", y agregó: "Algunos compañeros vieron la lista, pero lo cierto es que al día de hoy ningún compañero recibió el telegrama".

Por su parte, mediante un comunicado, la dirección del organismo aseguró que los 254 despedidos -en una dotación de más de 3.000 trabajadores- son empleados que mostraron "ausentismos reiterados e incumplimiento de horarios laborales", y aclararon: "Todos ellos recibirán las indemnizaciones correspondientes, que serán en promedio de $450.000".