Por Gastón Monjes 
gmonjes@cronica.com.ar 

Estar aburrido en casa, sin salir ni juntarse con amigos, dejó de ser una posibilidad para los vecinos de Sarandí y sus alrededores, ya que allí hay un lugar espectacular, que espera a todos con actividades, fiestas, viajes y, en especial, muy buena gente. En Coronel Brandsen 2650, Sarandí, hace 33 años funciona el Centro de Jubilados y Pensionados Sarandí 10, que cada día crece más.

Dos inmensos salones, un patio al aire libre y una cocina que brilla por su buen gusto son algunas de las instalaciones que esperan a todos los que quieran acercarse. Pero lo más importante es que María Luisa, el resto de la comisión directiva y todos los socios tienen los brazos abiertos para recibir a nuevos amigos con los que compartir grandes momentos.

A todos ellos les ofrecen bailes, los sábados por la noche, que son una verdadera explosión de diversión y buena onda; paseos, vacaciones y, también, muchas actividades para hacer durante toda la semana. Y como si todo esto fuera poco, las autoridades tienen por costumbre organizar almuerzos de lujo, con exquisita comida y muy buena música.

Esos días, desde temprano, más de cien personas se reúnen en uno de los salones, decorado especialmente para la ocasión, y comparten una jornada inolvidable, repleta de diversión y compartida con excelentes amigos.