El próximo 26 de julio nuestro planeta podría verse en peligro por culpa del asteroide 2010 PK9 el cual tiene 260 metros de diámetro y es considerado por la NASA como “potencialmente peligroso”.

El Centro de Objetos Cercanos de la Tierra del mencionado organismo, detalló que el cuerpo celeste que se desplaza por el espacio a 40 mil kilómetros por hora se aproximará a la Tierra a las 12.04 hora de Argentina del citado día.

El asteroide pasará a 7.4 millones de kilómetros de nuestro planeta, lo que equivale a 18 veces la distancia que tenemos con la luna.

Y si bien eso es lo suficientemente lejos como para no asustarse, la NASA consideró que es una separación muy corta y por eso el 2010 PK9 está siendo monitoreado de cerca.

Según los protocolos, la NASA considera que un asteroide es peligroso si se acerca a menos de 0,05 unidades astronómicas, es decir, la distancia promedio entre el Sol y la Tierra.

Por el momento existe una preocupación leve por el cuerpo celeste, aunque cualquier pequeño cambio en su trayectoria podría ser alarmante.