La visita al Hospital Materno Infantil San Roque movilizó a un grupo de jugadores de  basquet de Echagüe (Paraná, Entre Ríos), que se había acercado al nosocomio con la idea de entregar juguetes, pero que se fue con otra misión a cuestas: ayudar a Lola. El equipo jugó el año pasado la Liga Nacional y actualmente se encuentra disputando la Liga Argentina. 

La nena tiene sólo cuatro años y fue diagnosticada con leucemia, historia que generó que los deportistas se detuvieran a hablar con la familia y emprendieran una campaña para ayudar a sus padres y a los hermanitos que la están esperando en Federación. Sucede que su mamá está con ella constantemente mientras que su papá viaja los fines de semana y, por falta de recursos, se queda a dormir en uno de los bancos del hospital, aunque hay veces que no lo hace debido a que el dinero no le alcanza para cubrir el costo del pasaje, desde Federación hasta Paraná.

La historia
Todo comenzó en diciembre pasado, cuando los jugadores habían terminado de entregar las donaciones que habían juntado en un partido, en el cual la consigna era "trae un juguete e ingresas gratis a la tribuna voladiza". Lisando Ruiz Moreno se detuvo a investigar la historia de Lola y mantuvo una charla con Marina, su mamá.

Al respecto, explicó que la nena "fue diagnosticada con leucemia y está bajo tratamiento hace un mes. Está respondiendo de buena manera y esperemos que continúe así, pero atrás hay una familia entera que necesita una mano. Ellos son de Federación y su mamá está con ella desde que se tuvieron que venir a Paraná, pero en su casa quedaron los hermanos y el papá".

En primer lugar, sostuvo el jugador, la ayuda que necesita la familia es "económica", aunque también viene bien juntar ropa, pues Lola tiene seis hermanos: Tomás (20 años), Martina (17 años), Anabella (15 años), Luisina (12 años), Catalina (10 años) y Matilda, de 4 meses. "Sobre la cuestión económica, todo suma ya que, por ejemplo, el papá la viene a visitar los fines de semana y duerme en un banco del hospital, pero hay veces que se complica por el dinero del pasaje. Por ese lado, está bueno ese tipo de ayuda, aunque en realidad todo suma cuando se trata de colaborar con alguien en situación de vulnerabilidad como Lola y su familia, con lo que están atravesando", aseguró, conmovido, el jugador de básquet.

Y agregó que "sé que como este caso hay muchos y todos merecen una mano y un grado mínimo de empatía, pero si tenemos la verdadera posibilidad de ayudar, creo debemos hacerlo. Así que con el Club Atlético Echagüe, el plantel profesional de la Liga Argentina y todo aquel que quiera, decidimos poner manos a la obra". De esta manera, dispusieron la sede del club como lugar de recepción de donaciones.