En el partido matancero de Ramos Mejía, un estudiante de tercer año ingresó a la Escuela secundaria N° 46 Félix Bogado con armas de guerra, municiones de diferente calibre y un cuchillo de caza dispuesto a cometer una masacre pero la policía lo detuvo y no pudo cumplir su propósito.

El alumno portaba una pistola Bersa Thunder con 13 cartuchos, un cuchillo de caza tipo "Bowie", un pistolón Safari calibre 13, 20 balas, seis cartuchos intactos de calibre 13 y 16 balas calibre 12/70.

En una publicación en Snapchat, se lo ve acercándose a la entada del colegio donde escribe: "Ya no hay vuelta atrás. Bang bang". Después se muestran fragmentos de sus compañeros en el patio del instituto y la frase escrita: "Van a morir todos".

El video termina con fotos de su arma dentro de la escuela y más frases como: "Al fin es el gran día. Quién diría que terminaría así. Llegó mi fin".