El nombre de Humberto René Vilte estaba en la lista de tripulantes que zarparon en el submarino ARA San Juan desde Mar del Plata a Ushuaia. Sin embargo, el marinero no sufrió el mismo destino que sus compañeros ya que cuando llegaron a Tierra del Fuego, pidió permiso para volver a Jujuy, su tierra natal, debido a un grave problema de salud de su madre. La Armada le concedió el permiso y le pagó el traslado, lo que le salvó la vida. 

Una vez que conoció la noticia de la desaparición del sumergible, Vilte regresó a Mar del Plata, donde vive, para ayudar a buscar a sus amigos.

En su cuenta de Facebook, Vilte publicó una foto con un listón negro, por el duelo que atraviesa luego de la trágica noticia. 

El número de tripulantes fue una confusión desde el principio. Primero se pensaba que eran 38, por el número de camas, luego 45 y finalmente la Armada confirmó que hay 44 personas a bordo.