Dormir aumenta las posibilidades de excitación.

Un estudio realizado por la Universidad de Michigan determinó que las personas que duermen más de 7 horas por día tienen más posilidades de estar excitadas.

Detallaron que los hombres que tienen problemas de sueño producen menos cantidades de testosterona y las mujeres disfrutarían menos durante sus encuentros sexuales. Agregaron que puede generar problemas de disfunción eréctil y dolores cardiovasculares en los hombres.

Agregaron que las mujeres que tienen un buen descanso tienen un 14 por ciento más de posibilidades de excitarse al día siguiente. "El sueño es reparador, nos llena de energía y nos hace sentir sexys", manifestó el escritor y terapeuta de parejas Ian Kerner