Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Un accidente lo empujó al borde la muerte, provocándole una grave infección intestinal, por lo cual la única opción de recuperación radica en un procedimiento quirúrgico. Sin embargo, para ello requiere una prótesis cuyo costo es inaccesible para Mario, que depende de una cruzada solidaria y de la intervención de las autoridades.

En febrero de 2017, un escarbadientes le cambió su vida en forma considerable, abrupta y angustiante, puesto que al tragar el palillo sufrió las perforaciones de sus intestinos. A partir de entonces, Mario Walter Abraham, de 60 años, debió interrumpir su desempeño como árbitro de fútbol dado el notable deterioro de su estado de salud, siendo el mayor reflejo de ello la pérdida de más de cuarenta kilos.

La afección le impidió a Abraham continuar su actividad laboral, que implicó una reducción importante de sus ingresos. Una escasez de recursos que le representa el obstáculo principal para acceder a una operación, que constituye su única posibilidad de superar definitivamente la insuficiencia renal.

Al respecto, Mariela, su hija, detalló a Crónica que "los médicos del Hospital Udaondo asumieron la cirugía y nos pidieron una prótesis para unificar los intestinos y una válvula de retención de alimentos y nutrientes". Este requerimiento comprende una suma que supera los 100.000 pesos.

Por lo tanto, su familia abrió una cuenta bancaria para aquellos que deseen realizar un aporte que lo acerque a Mario a su anhelo de una mejor calidad de vida. A su vez, llamando al 4140-1546 se puede sumar a la cruzada que impulsaron los seres queridos del hombre. Una necesidad de ayuda que reviste urgencia dado que, como reveló su hija, "hay momentos en que su salud está en riesgo, aparte de que siente que es una molestia".

Por eso, a pesar de que la operación es complicada, el propio Mario dejó en claro que "yo me arriesgo porque no quiero estar más así".