Una explosión derivada de la acumulación de gas provocó esta madrugada la destrucción completa de tres comercios contiguos en Manuel Alberti, en el partido bonaerense de Pilar, sin provocar heridos, informaron fuentes judiciales. 

"La explosión fue aparentemente en una sandwichería que tenía dos garrafas conectadas de manera precaria a un horno, y se expandió a la farmacia y al otro local. Todos comparten la misma losa", informó el fiscal Jorge Nocetti, a cargo de la Unidad Fiscal 1 de Pilar que investiga lo ocurrido.

Peritos de los Bomberos de San Isidro trabajan en el lugar junto a Defensa Civil y la municipalidad de Pilar que tiene a cargo la remoción de escombros en una superficie de 400 metros cuadrados que quedó completamente destruida. 

El hecho ocurrió poco antes de las 3 de la madrugada en Yrigoyen casi esquina Santa Rita, de Alberti, y vecinos que estaban en una salón de fiestas ubicado enfrente del lugar advirtieron a los bomberos sobre la explosión.

"Las cámaras muestran que no había transeúntes pasando en el momento de la explosión. Se ve que la explosión viene de la sandwichería, las ventanas y las puertas de ese negocio salen para la vereda", relató Nocetti, quién aguardará, ahora, los resultados del peritaje oficial. 

"Afortunadamente no hubo víctimas debido a que fue a las 2.47 de la madrugada. Los vecinos llamaron a la comisaría por un temblor y explosión por lo que se puede creer que fue acumulación de gas", informó a la prensa el jefe de bomberos de Del Viso, Eduardo Ríos.

"Cuando tenés una explosión hay que ver cuáles son las redes de gas, pero en esta cuadra no hay alimentación de gas natural así que aparentemente fue producto de una garrafa que había en la farmacia donde sucedió la explosión", afirmó más temprano el jefe de bomberos.

"No sé cómo volver a empezar, no sé cómo vamos a recuperar todo esto, estamos muy shockeados", expresó a la prensa Mario, el dueño de la farmacia, uno de los locales que quedó totalmente destruido, junto a la casa de comidas y un negocio de productos de limpieza.

Notablemente afectado y con la voz entrecortada, el dueño de la farmacia, que vive con su esposa y tiene dos hijos, uno de ellos que trabaja con él y la otra que vive en el exterior, dijo que su local fue construido en 1993 y que no estaba asegurado.

"Cuando llegué al lugar a los pocos minutos, pensé que se trataba de un robo, pero quedó impactado cuando vi todo en llamas, no podía creer que estuviera pasando eso", contó a le prensa frente a las ruinas de su farmacia. 

Mario señaló que "con un poco más de calma vamos a ir pensando de qué manera podemos recuperar esto; mi hija está desesperada y se quiere tomar el primer avión y venirse”.

Fuente: Télam