La tragedia se inició pasadas las 8 de este jueves, cuando un escape de gas que tenía una de las estufas ubicadas en la cocina del establecimiento educativo terminó causando una fuerte explosión en el lugar, que culminó con la muerte de Sandra Calamaro (60 años y vicedirectora de la escuela N° 49 Nicolás Avellaneda) y de Rubén Rodríguez (45 y auxiliar de la institución), quienes trabajaban desde hace 15 años en el lugar y murieron de manera instantánea.

Rubén era auxiliar y falleció en la explosión.

Tan impactante fue el estallido que el cuerpo de la funcionaria voló varios metros, desde el ingreso a la cocina hasta la puerta de una vivienda ubicada enfrente del colegio, mientras que el cuerpo del hombre quedó tirado en el patio de la institución.

Lo cierto, es que las muertes pudieron haber sido muchas más, ya que los chicos ingresan al colegio cerca de las 8.30, es decir, a escasos minutos del siniestro. Si esto hubiera ocurrido en plena concurrencia de los casi 500 chicos que asisten al colegio ubicado en el cruce de las calles Davaine y Félix de Azara del barrio San Carlos de la localidad de Moreno, hoy estaríamos hablando de una tragedia escolar a grandes escalas. 

Sandra hacía 15 años que trabajaba en la escuela.

La conmoción no tardó en llegar al humilde vecindario y los moradores se hicieron presente en la escena del hecho pidiendo justicia y exigiendo la presencia de autoridades.

Así quedó la zona de la cocina del establecimiento.

Con el correr de los minutos, los padres de los chicos que asisten al colegio fueron llegando y se encontraron con la terrible noticia. Una de las madres le contó a Crónica que la víctima el miércoles "había denunciado que hacía tres días había una pérdida de gas y pidió que la reparen" algo que las autoridades desoyeron.

Los investigadores de la causa están en tareas de saber qué fue exactamente que ocurrió, y el caso es llevado adelante la UFI 8 de Moreno, a cargo del fiscal Jorge Urrutia

Escuela Nº49. Lugar donde se produjo el fatal episodio. (Google Maps)
Varios padres, funcionarios e incluso alumnos denunciaron que en el municipio de Moreno son varios los establecimientos educativos que tienen problemas en el gas, suministro eléctrico y reformas edilicias que no llegan.