Murió un héroe. A los 81 años, Guillermo Rodríguez, el ex combatiente que izó por primera vez la Bandera argentina en nuestras Malvinas'>Islas Malvinas en 1982, falleció tras sufrir un infarto mientras manejaba en una ruta de Chivilcoy.

Rodríguez fue el primero en izar la bandera después del desembarco. (Archivo)

Este sanjuanino que ingresó en nuestra historia, viajaba en la tarde del jueves a Buenos Aires junto a su mujer y a la altura de Chivilcoy padeció un infarto que le provocó un choque. Y mientras era llevado en ambulancia al hospital, sufrió un colapso del cual no pudo salir.

Eran las 6:45 de la mañana del 2 de abril de 1982 cuando Guillermo Rodríguez se convirtió en el primer argentino en izar la Bandera nacional en un cuartel de la marina británica en Malvinas. En aquel momento tenía el cargo de Suboficial Mayor de Infantería de Marina y encargado de la agrupación de comandos anfibios que descendieron del buque Santísima Trinidad.

Fue en el hangar del helipuerto de este buque que, recordaba Rodríguez, la noche del 1 de abril de 1982 recibió una orden que lo llevó a la historia. Según contó en su última entrevista -dada a La Gazeta de Salta-, el comandante de ese equipo de comandos de la Marina, Guillermo Sánchez Saborots, le dijo: "Mayor, tome este paquete. Hay dentro tres pabellones argentinos, los dos más chicos son para el capitán Giachino y para la patrulla que va a volar el puente. El más grande es para usted, para izar en el primer palo que encontremos cuando tomemos el cuartel".

Rodríguez siguió con su recuerdo: “Desembarcamos la noche del 1° de abril, a las 23.15 tocamos playa. Todos nos pusimos contentos, porque siempre habíamos estado haciendo ejercicios todos los años y se dio la oportunidad real que era ir a Malvinas”.

Crónica, siempre con nuestros héroes. 

Al llegar al cuartel de la marina inglesa, con un megáfono solicitaron la rendición de las tropas británicas. Pero en el lugar no había nadie. Pasaron 36 años de ese día, pero Rodríguez nunca se cansó de mostrar con orgullo la fotografía que inmortalizó ese momento histórico, en donde también está el comandante Guillermo Andrés Sánchez Sabarots, ambos con las caras pintadas y el uniforme de los comandos, izando la Bandera nacional.