La familia de Santiago Maldonado decidió acudir con un recurso en queja a la Corte Suprema de Justicia de la Nación “para cuestionar el rechazo de incorporar un grupo de expertos independientes que garanticen una investigación exhaustiva, efectiva e imparcial” de lo ocurrido con el joven.

"Se trata de un nuevo paso en el largo camino en busca de Verdad y Justicia, por distintos tribunales en nuestro país”, señaló la familia del joven cuyo cuerpo fue hallado en el río Chubut el 17 de octubre pasado, 78 días después de haber sido visto por última vez durante un operativo realizado por Gendarmería en la comunidad mapuche Resistencia en Cushamen, al noroeste de la provincia.

En un comunicado difundido en su página web, sostuvo que “el Estado sigue incumpliendo obligaciones previstas en la Constitución Nacional y tratados internacionales, lo que deriva en la necesaria intervención de la Corte Suprema de la Nación”.

"Exigimos saber quiénes son los responsables de la muerte de Santiago. Verdad y Justicia”, remarcaron sus familiares.

"Es nuestro objetivo y el legítimo reclamo de una sociedad que nos sigue acompañando con afecto y solidaridad”, agregaron en relación al recurso ante el máximo tribunal, presentado la semana pasada.

La familia Maldonado insistió en que “sin la participación de investigadores independientes, la causa no va a avanzar hacia la verdad”.

Sostuvo que “para ser exhaustiva e independiente, la investigación debe abarcar a los ejecutores del delito en todos los niveles”.

"Presentamos un recurso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación para cuestionar el rechazo del pedido de incorporar un grupo de expertos independientes que garanticen una investigación exhaustiva, efectiva, imparcial e independiente, en la causa de Santiago”, indicó.

La semana pasada, el Ministerio de Seguridad presentó un recurso ante el juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, a cargo de la investigación de la muerte de  Maldonado, para solicitar el cambio de carátula de “desaparición forzada” a “muerte dudosa” o “averiguación de muerte”. 

El planteo se concretó por dos vías, una para el cierre del hábeas corpus, a cargo del juez federal de Esquel Guido Otranto, y el otro ante Lleral para el cambio de carátula, que ya había solicitado la fiscal Silvina Ávila.

Tanto la carátula como el hábeas corpus se originaron en la denuncia de la desaparición de Maldonado, el 1 de septiembre del año pasado, luego de un operativo de Gendarmería en la comunidad mapuche Resistencia Cushamen,  90 kilómetros al norte de Esquel.

Más de un mes y medio más tarde, el 17 de octubre, el cadáver de Maldonado fue hallado en el río Chubut, en cercanías de Resistencia Cushamen en la que había sido visto por última vez en una protesta de la comunidad mapuche en un litigio por la propiedad de tierras. 

La autopsia a los restos de Maldonado -en la que participaron decenas de expertos de todas las partes involucradas- estableció que el joven murió ahogado, pero no determinó las circunstancias, algo que debe establecer la investigación judicial.