Los cuerpos fueron identificados como Diego Sebastián Vega de 25 años, Adriana Micaela Lucero, de 23 años y su pequeña hija de un año. La familia era oriunda de San Juan y hace un mes que residían en San Luis.

Además de la menor fallecida, la mujer tenía tres hijos de otro matrimonio que estaban de visitas en su provincia natal con sus abuelos paternos.

El operativo estuvo a cargo de efectivos de la División Homicidios, el juez Sebastián Cadelago Filippi, la médica forense Marcela Gómez y Bomberos de la Policía.

El lunes por la noche, Cadelago Filippi, adelantó que a “simple vista” los cuerpos no tenían signos de violencia y agregó que desde el deceso hasta el hallazgo de los cuerpos pasaron unas 48 horas. 

Los cuerpos de los adultos se encontraban en la cama matrimonial y la llave de la ducha del baño estaba abierta.