Carmen Barbieri continúa internada en la Clínica Zabala, en el barrio porteño de Belgrano, luego de que le diagnosticaran coronavirus. La actriz enfrenta una neumonía bilateral y como su cuadro no mejoró fue trasladada a finales de enero a terapia intensiva, donde se decidió inducirla al coma para que pueda recibir asistencia respiratoria mecánica.

Tras varios, tras varios partes médicos alentadores, su hijo, Federico Bal habló sobre la recuperación de la artista, luego de que los médicos que la atienden decidieran sacarla lentamente del coma . Si bien los profesionales le transmitieron un buen pronóstico en las últimas horas, el actor se mostró cauto y aseguró que el camino hacia el alta de su madre es “será largo”.

El pasado domingo en diálogo con Implacables, el actor señaló que su madre “sigue estable y mejora lentamente”. Aunque surgió una nueva complicación en este proceso: “Ahora tiene un virus nuevo, que es intrahospitalario y hay que atacarlo. Se cambió la medicación, es un camino muy largo y la gente que tiene parientes en esta situación sabe de lo que hablo”, explicó el actor.

"Estamos esperando que empiece a reaccionar mejor. Pero va a estar un par de semanas, me parece que va a ser lento. No te dicen cuando va a estar mejor. Me parece que hay que esperar un poco para que el cuerpo y los valores empiecen a cambiar y creo que no hay una fecha. Hay que seguir pidiendo por ella y aguantándola para que esto pase rápido”, indicó Bal.

Mientras tanto, Barbieri se refugia en la fe, para salir de este mal momento. Fiel devota de la Virgen de Guadalupe, patrona de México, la actriz se llevó entre sus pertenencias una estampita a la que le pide que vele por su salud, como lo hizo el año pasado con su hijo, que tuvo que realizarse un tratamiento de quimioterapia tras haber sido diagnosticado con cáncer.

“Carmen es muy creyente”, dijo hace unos días Ángel De Brito en Los ángeles de la mañana y Sandra Domínguez, amiga de Barbieri, contó: “Yo ya lo puedo decir, porque seguro que lo va a contar cuando salga. Ella me contó que se le presentó la Virgen de Guadalupe cuando estaba en terapia intensiva”.

Días antes de que le indujeran un coma para poder ponerle un respirador, Barbieri le había enviado a través de WhatsApp la imagen de la Virgen. Al respecto, dijo: “Sí, pero eso es algo muy positivo. Y yo les digo a todos mis amigos que, en todas las religiones, oraron. Médicos del cielo, gente hinduista, católicos, la Virgencita de Fátima, todos”.

La actriz  se habría contagiado Covid-19 a mediados de enero, durante una reunión de producción del ciclo Masterchef Celebrity, y días más tarde tuvo que ser internada por una neumonía.