"No hay pruebas suficientes como para sostener la desaparición forzada. Los funcionarios del Ministerio Público Fiscal debemos apegarnos a un principio de objetividad. Hubo una muerte y debemos determinar si hubo responsabilidades en ese hecho", señaló.

Para la funcionaria, los resultados de la autopsia practicada al cuerpo de Santiago Maldonado "son contundentes" como para justificar su pedido ante el magistrado.

Maldonado desapareció el 1 de agosto tras un operativo de Gendarmería realizado en la comunidad mapuche de Cushamen, en el noroeste de Chubut. Tras 78 días, el cuerpo del joven tatuador fue hallado en las aguas del río Chubut y trasladado a Buenos Aires, donde se le practicó una autopsia en la Morgue Judicial.

Los datos de esa pericia, conocidos el pasado 24 de noviembre, consignaron que la causa de la muerte había sido “ahogamiento por sumersión coadyuvado por hipotermia”. 

Se trató de un informe que contó con el aval de todos los peritos que participaron de la autopsia, quienes acordaron que el cadáver “no presentaba signos de sujeción y podía haber permanecido entre 55 y 73 días en el agua”.

Ávila detalló que además de este cambio de carátula, le solicitó al juez federal Gustavo Lleral otras medidas, como la anulación de la declaración de Lucas Neiman Pilquiman, denominado como el "testigo E", en línea con un planteo similar que presentará la abogada Verónica Heredia, representante legal de la familia Maldonado.

"Pedí la nulidad de esa declaración porque hace tiempo que quiero que Pilquiman declare y deseo estar presente. Entiendo que la familia Maldonado hará lo mismo", comentó la funcionaria.

El magistrado le tomó el martes pasado declaración a Pilquiman en la localidad chubutense de Epuyén, y aunque algunas versiones periodísticas habían señalado que el joven mapuche había aportado información que permitió hallar el cuerpo de Maldonado, el magistrado lo negó y recién esta semana sumó su testimonio al expediente.

Sin embargo, tanto la parte acusadora como la familia de Maldonado pidieron que esa declaración se anule porque no estuvieron presentes cuando se realizó el trámite.

Además, la fiscal consignó que le pidió al juez Lleral que entregue los celulares de un grupo de gendarmes que el 1 de agosto llegó al predio de la comunidad mapuche pasadas las 14, horas después de que se llevó a cabo el operativo durante el cual Maldonado podría haber muerto, y la entrega de algunas cámaras, cuyas filmaciones "ya están incorporadas a la causa".

El juez Lleral, que retornó a su jurisdicción natural, Rawson, llegará a Esquel la semana que viene y deberá decidir sobre estos pedidos; en caso contrario, la resolución de estos planteos se postergarán para después de la feria judicial de enero.