Una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo y de Abuelas de Plaza de Mayo, Mirta Acuña de Baravalle, pedirá a la Justicia que ordene realizar los análisis genéticos que permitan determinar la identidad de un joven que cree es su nieto, nacido durante el cautiverio de su hija Ana María, durante la última dictadura.

Así lo confirmó, María Victoria Moyano Artigas, nieta restituida número 53, tras acompañar el reclamo público realizado ayer por Baravalle durante la tradicional ronda de los jueves alrededor de la Pirámide de Mayo.

‘La Justicia desoye a una abuela de 93 años que hace 35 busca a su nieto o nieta y que aportó pruebas suficientes que le permiten sospechar de quién se trata”, aseguró Moyano Artigas, integrante del equipo del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos.

Desde 2011, fecha en que presentó la documentación en los tribunales de San Martín, donde se llevan adelante los juicios de lesa humanidad por crímenes cometidos en Campo de Mayo, Baravalle mantiene la sospecha que sólo puede desestimarse o confirmarse con la extracción de una muestra de ADN.

A partir de. 27 de agosto de 1976, Baravalle busca a su hija, Ana María, secuestrada junto a su pareja, Julio César Galizzi. en el partido bonaerense de San Martín, cuando ella estaba embarazada de cinco meses.
‘Desde que nacieron las Madres y las Abuelas, Mirta se dedicó a la investigación de las denuncias y así fue que encontró entre 70 y 80 nietos”, dijo Moyano Artigas al destacar la incansable búsqueda de Baravalle.

Según Moyano Artigas, existe “una duda importantísima y documentación muy precisa” aportada a la causa que podrían dar con la identidad del nieto de Baravalle. Con relación al expediente abierto, la nieta restituida precisó que, “en un principio, estuvo archivado” pero que, después de un tiempo, se activó y “la misma justicia dijo que había dudas suficientes para ordenar hacer el ADN”.

"Es una instancia que queda a criterio del juez", remarcó la nieta restituída, quien el lunes acompañará a Baravalle a los tribunales de San Martín para reiterar su pedido en forma personal.