Los familiares de un paciente que no pudo sobrevivir a un paro cardíaco en la guardia del Hospital Isidoro Iriarte de Quilmes ingresaron a la sala de reanimación y rompieron equipos y agredieron al personal.

A las 13.50 del domingo, un hombre de 58 años consultó en la guardia del Iriarte por un fuerte dolor en el pecho y se lo derivó a una sala especial, ante la sospecha de estar sufriendo un infarto. "Se le hizo un electrocardiograma, se lo medicó y a las 14.10 tuvo un paro cardiorrespiratorio. Hasta las 14.50 se le practicaron maniobras de reanimación, pero no respondió y falleció”, precisaron desde la cartera sanitaria provincial.

Los incidentes comenzaron al comunicarles que el paciente había muerto. El forcejeo se inició cuando intentaron evitar los destrozos en el shock room y a pesar de los esfuerzos del personal médico, finalmente los familiares destruyeron parte del lugar.

Así dejaron la sala de reanimación.

Tres enfermeras, una cuidadora y un empleado habrían sido agredidos por los hijos del fallecido, un hombre de 30 años y una mujer de 32, quienes fueron imputados por "lesiones y daños".

El fiscal Ariel Rivas, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 1 de Quilmes, dispuso una investigación por "averiguación de causal de muerte" y al mismo tiempo Alejandr. Ruggeri, titular de la UFI 11 de Quilmes, fue notificado por las agresiones.