Familiares de una pequeña salieron a la calle, en la localidad bonaerense de Boulogne, para manifestar su reclamo de justicia contra el tío de la menor, a quien acusan de haberla sometido sexualmente.

Con el correr de las horas, la manifestación se fue tornando cada vez más tensa y terminó con un grave enfrentamiento entre quienes denunciaron al presunto agresor y aquellos que lo defendían, argumentando que no hay pruebas que lo incriminen.

De esa manera, se inicio una trifulca que incluyó piedrazos y botellazos entre ambos bandos, frente a la ausencia total de policías. La niña reconoció en los últimos días que había sufrido las agresiones sexuales por parte de su familiar en reiteradas ocasiones, y para ello la amenazaba con matar a su tía y a una hija de ésta, a quien también habría abusado, en caso de develar las violaciones.

Tras confesar su calvario, las autoridades judiciales intervinientes ordenaron la detención del individuo, pero hasta el momento permanece en libertad, manteniéndose prófugo.En la intersección de Olazábal y Anchorena, de Boulogne, se convocaron los seres queridos de una niña, de 11 años, quien el último jueves reveló a su abuela el infierno que padecía en manos de su tío.

En aquella instancia, la menor relató que "el marido de su tía le ordenaba que lo mirara cuando la tocaba a su hijastra, de 5 años, y luego la violaba a ella", detalló a Crónica, Milagros, tía paterna de la víctima.

Ante semejante testimonio, los familiares se organizaron para manifestarse en la vía pública, exigiendo la inmediata detención del acusado, identificado como Cristian Ledesma. La protesta es la segunda, en tan sólo 48 horas, llevada a cabo por el círculo íntimo de la criatura, la primera tuvo lugar el último domingo en las inmediaciones de la vivienda del imputado en la causa cargo de la Fiscalía de Género de San Isidro.

En ese momento, Milagros recordó que "este tipo estaba en la esquina de su casa tomando con un grupo de amigos y cuando nos vio se metió corriendo a su domicilio. No salió más y las personas que lo acompañaban nos empezaron a tirar piedras".

Lo curioso del caso radica en que a pesar de la orden de detención, "esta persona sigue libre. Algunos días está en su casa y otros se va del barrio", agregó la ser querida de la pequeña, quien mantuvo en silencio su odisea durante mucho tiempo.

La mujer reconoció que a su sobrina "el violador le decía que si contaba todo iba a matar a su otra tía y a la prima de ella. Pero finalmente lo confesó porque su abuela la quería llevar a la propiedad de este y al ver que se negaba tanto, le preguntó qué pasaba".

Los vejámenes habrían tenido lugar cuando ella se encontraba bajo el cuidado del acusado y de su esposa, durante el tiempo de jornada laboral de su padre. Pero en las últimas semanas, ella le solicitó a su papá vivir con su abuela, y a los pocos días rompió el silencio, desencadenando la denuncia judicial.

Sin embargo, el sujeto continúa en libertad y al respecto Milagros enfatizó que "queremos que se haga justicia porque es increíble que tenga pedido de captura y nadie lo detenga".