Aunque a todos los asadores les guste llevarse el aplauso al final de una comida a las brasas, hay otro factor importante que hace -o no- al potencial éxito de un asado: la parrilla.

Con el paso del tiempo, las barbacoas, como se las conoce en el hemisferio norte, supieron mantener su protagonismo en el ritual de las reuniones familiares frente al fuego chispeante del carbón. Pero también evolucionaron. Año tras año, se suman más formatos y diseños que se adaptan mejor a los gustos y preferencias de cada asador (expertos y principiantes), así como a las posibilidades habitacionales de cada hogar.

Una terraza, un jardín o un patio, son espacios ideales para instalar una parrilla. Sin embargo, en los últimos años comenzaron a surgir alternativas más versátiles, perfectas para los balcones de escasos metros cuadrados en la ciudad.

Con el calor ya instalado por estas latitudes, y una pandemia que demanda más tiempo en casa, la venta de parrillas se disparó. Es que nadie puede resistirse al placer que produce un tradicional asado, desde el armado del fuego inicial hasta la degustación de la mejor carne del mundo o, en su defecto, una variedad de vegetales asados.
Aquellos que estén pensando en adquirir una parrilla, deben tener en cuenta una serie de factores antes de decidirse por un modelo.

Es fundamental considerar el espacio que se le asignará, cuál será la frecuencia de uso y con qué tipo de diseño se siente más cómodo para cocinar el o los asadores que la manipularán. Al tener resueltas estas cuestiones de antemano, la tarea de elegir uno de los tantos modelos disponibles en el mercado se hará mucho más fácil.

Alternativas móviles

La parrilla de pie o con patitas es una de las opciones más económicas y populares. De acuerdo al tipo de emparrillado, se puede conseguir en dos diseños: de hierro redondo, o en forma de V. La segunda suele incluir un desnivel para dirigir la grasa, mientras que la primera la deja caer directamente sobre las brasas.

Una de las principales desventajas de este modelo es que no permite regular la altura.

También empiezan a verse cada vez más las parrillas bajas, esas que resultan ideales para llevar de campamento. Y, a pesar de que solo sirven para parques o jardines, tienen la particular característica de servir además como brasero durante una noche fría.

Además, las parrillas plegables son muy utilizadas para salir de camping. Entran en el baúl del auto y se compactan tanto que pueden ser trasladadas en moto o bicicleta, lo que las convierte en las más prácticas aliadas ruteras.

En las últimas temporadas se han popularizado las opciones con ruedas. ¿Por qué? Muy simple, su tamaño se adapta incluso a los balcones más pequeños, y las ruedas permiten trasladarlas fácilmente. La desventaja es que necesitan protección del exterior para alargar su vida útil. Si están resguardadas de la intemperie por un techo o una funda, estas parrillas pueden durar hasta 6 años sin deteriorarse.

Una alternativa de raíces norteamericanas es la barbacoa, que no tiene nada que ver con la famosa salsa. A pesar de que no goza de buena fama entre los asadores más tradicionales, este modelo fue sumando adeptos gracias a la resistencia que ofrece y su estética retro.

El diseño y la construcción de las barbacoas están basados en las boyas marítimas, pero su mayor atractivo radica en las distintas formas de cocción que ofrece. Si se baja la tapa, esta se transforma en un horno controlado capaz de ahumar los alimentos. Un detalle que además la hace mucho más segura.

Los chulengos tienen cierta similitud con las barbacoas pero su origen es 100% argentino. Están fabricados a partir de un tambor de aceite de 200 litros y también ofrecen la posibilidad de cocinar con la tapa cerrada, lo que ayuda a preservar el sabor de las carnes.

Su nombre proviene del sur, porque al ver uno de estos tambores echando humo desde lejos se parece a las crías de los guanacos, los “chulengos”.

Opciones para espacios amplios

La parrilla que predomina en los hogares argentinos es la de ladrillos, el diseño favorito de los puristas del asado. Poco importa que demande de más trabajo durante la preparación y para limpiarla, es un pequeño esfuerzo comparado con el sabor característico que adopta la carne cocinada en ella.

Sin embargo, al tener más espacio para el carbón, produce más humo que sus competidoras. Algo que tampoco las hace aptas para los que viven en departamentos con vecinos.

Uno de los aspectos más importantes a considerar es el humo que emanará la parrilla elegida. Nadie quiere llenar los ambientes de casa con olor ahumado ni hacer enojar a algún vecino del edificio.

Quienes prefieran las parrillas de material pero busquen una alternativa más práctica, pueden optar por las premoldeadas. Tienen un funcionamiento bastante similar a las de ladrillo pero cuentan con una ventaja extra: su estructura es prearmada y no lleva mucho trabajo instalarlas.

Estas parrillas son las de mayor vida útil, pueden durar hasta 20 años.

Nuevas fuentes de energía

Los diseños de parrillas a gas y eléctricas son buenas opciones para las personas que no cuenten con mucho espacio y prefieren ahorrar tiempo de cocción. Las primeras, pueden ser para gas natural o envasado, pero en ambos casos, es necesario contratar a un gasista matriculado para la instalación.

La cocción a gas resulta más eficiente porque el fuego es parejo y es muy fácil de encender.

Las parrillas eléctricas comparten algunas de estas características. Son prácticas, se adaptan a los pequeños espacios en balcones, no generan tanto humo y cocinan más rápido las carnes. El único aspecto negativo es el consumo eléctrico que requieren. Aunque es similar al de un horno eléctrico, impactará en la boleta de luz.

J.G.

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos