Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

La realidad, cuando se hace informe, duele más. Y eso lo dejó en evidencia el Observatorio de Comercio Exterior, Producción y Empleo (CEPE), que le pegó otra nueva cachetada al gobierno de Mauricio Macri: entre noviembre de 2015 y abril pasado, la industria registra una caída de 73.800 puestos de trabajo. Textil y calzado, los rubros más afectados.

El Fondo Monetario Internacional metió la cola. Y eso no fue ajeno a la reflexión que Paula Español, coordinadora del Cepe, le dejó a Crónica: "Las metas en materia de déficit son exigentes y tendrán un impacto negativo sobre la actividad y en particular sobre la industria. Un sector que no ha dejado de destruir empleo en la actual gestión, aun en los momentos de recuperación económica".

El observatorio, organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, presentó el estudio que destaca los 73.800 puestos de trabajo menos que se registran, prácticamente, desde que Cambiemos está al frente del Poder Ejecutivo.

El rubro más afectado es el de la industria manufacturera, que viene siendo el sector de mayor destrucción de empleo hacia dentro de la economía. Según detalla el CEPE, la mayor baja se registró en el sector Textil, Calzado, Cuero y Muebles (-10,5%), que representa una caída de 24.550 empleos formales. El registro de la caída del empleo en el sector se profundiza en la comparación interanual: entre 2017 y 2018 la baja fue de -6,5%.

Le sigue el sector Alimentos, Bebidas y Tabaco (-2,6%), que es el principal complejo de la industria manufacturera representando el 31,6% del empleo registrado. En tanto, por su tamaño (17,3% del empleo formal total), se destaca la baja del complejo Metalmecánico (-2,9%), el sector Automotriz y Neumáticos (-6,5%) y el sector Química y Petroquímica que anota una caída de -6,0%.

Agustín Amicone, líder del gremio de Calzado, detalló ante este medio que "en dos años perdimos 7.000 puestos de trabajos, entre despidos directos y retiros voluntarios disfrazados". En detalle, "nos mató el aumento de las importaciones". "No quedan fábricas en pie. Y un país, de la única manera que sale adelante es creciendo", aseguró.

Por su parte, Nicolas Trotta (rector de la Umet) subrayó que "25 de los 26 subsectores industriales destruyeron empleo. Esto desmiente el análisis oficial de los funcionarios que sostenían que el problema era de sólo algunos sectores en particular". Para Español, si se quiere buscar, de mínima, un "respiro", hay que "aplicar medidas de reactivación del consumo y administración del comercio exterior. Préstamos subsidiados a las Pymes y al consumo vía Anses y renegociar aumentos de tarifas".