Celso Oscar Vallejos, uno de los tripulantes del submarino desaparecido.

La hermana de Celso Oscar Vallejos, sonarista del ARA San Juan, inició este domingo un ayuno “hasta que aparezcan los tripulantes” del submarino, desaparecido hace 11 días, y pidió al país “que se unan” porque cree que “unidos un milagro se puede hacer”.

Marta, hermana de Vallejos, aseguró que se trata de “un sacrificio” que le entrega a Dios y que terminará “el día que los encuentren y los traigan de nuevo a casa”.

"Hoy comencé un ayuno hasta que aparezcan mi hermano y los 43 tripulantes. Así que le pido al país que se unan porque creo que unidos un milagro se puede hacer”, dijo esta tarde en declaraciones desde la base naval de Mar del Plata.

Para Vallejos, la desaparición del submarino es un desafío de Dios que “nos pone a prueba para saber hasta donde llega la fe del hombre”.

Ante la consulta de si es posible que, después de 11 días desde la última comunicación, los tripulantes puedan estar vivos, no dudó: “Estoy segura de que sí”.

"Creo que son profesionales y están preparados para cualquier cosa. Tengo fe de que están bien y  están esperando que los encuentren y que los traigan a casa”, expresó.

Al interior de la base naval de Mar del Plata, donde con otros familiares aguarda por las noticias del submarino, admitió que se viven momentos de "altibajos anímico": “Cuando alguien se cae le damos aliento. Tratamos de mantener la fe y la esperanza siempre presente y de contenernos entre nosotros”, explicó.

"Tenemos mucha fe de que van a volver. Hoy me toca ser la fuerte y acompañar a mi mamá, pero yo no siento un vacío dentro mío y creo que está bien y que está vivo”, dijo acerca de su hermano.

Respecto a la actuación de las Fuerzas Armadas en la búsqueda del submarino, criticada por varios familiares que decidieron no volver a la base naval, Vallejos dijo que cada uno “puede hacer lo que quiera” pero que ella está “muy conforme” con los trabajos.

El contraalmirante Gabriel González, a cargo del predio naval, “siempre nos ha pasado la información y ha estado con nosotros al pie del cañón, atendiendo nuestras llamadas y apoyándonos”, aseguró.

El submarinista Vallejos -dijo su hermana- es “una persona excelente” y “muy querida” y ha recibido innumerables mensajes de apoyo desde distintos puntos del país donde lo conocen. 

"Es algo que me enorgullece mucho por él, porque marca cómo es como persona”, concluyó.

El jueves último la Armada confirmó que hubo un evento “consistente con una explosión” en la zona donde se busca la nave, lo que generó enojo y decepción en varios familiares de tripulantes que aguardaban noticias sobre lo ocurrido.

Algunos familiares de la tripulación decidieron permanecer en la base naval, otros fueron alojados en el hotel Antártida, perteneciente a la Armada, y también hay quienes prefirieron quedarse en sus domicilios en Mar del Plata.