"Lionel y Lucas te necesitan", es el nombre de una gran cruzada solidaria que tiene como objetivo conseguir una vivienda digna para estos hermanitos que padecen una severa enfermedad congénita e incurable por la que necesitan cuidados especiales. De hecho, en los últimos días, uno de los gemelos debió ser intervenido quirúrgicamente luego de sufrir cinco paros cardíacos. Afortunadamente, logró superarlos, pero necesita para el momento en que sea externado un ambiente adecuado a su delicado estado de salud.

Cuando Lucas y Lionel Franke Moyano cumplieron dos años fueron diagnosticados con una rara enfermedad llamada síndrome de depleción del ADN mitocondrial, una patología que afecta las neuronas. "Lo que hace esta afección es que se van muriendo poco a poco las neuronas y no tiene cura", explica en diálogo con Crónica Gladys, abuela paterna de los niños y una de las impulsoras de la campaña para ayudarlos.

Hasta ese momento, los hermanitos no habían presentado síntoma alguno. El diagnóstico fue desalentador: los niños tenían una muy baja expectativa de vida. Sin embargo, lucharon y luchan juntos sobreponiéndose a ese diagnóstico inicial que, por suerte, fue errado. El 23 de febrero pasado Lucas tuvo una severa recaída: cinco paros cardiorrespiratorios atentaron contra su vida y debieron hacerle una traqueotomía como única alternativa para que sobreviviera.

A pesar de lo complejo del cuadro, el pequeño salió bien de la intervención y evoluciona de forma favorable. De hecho, en los próximos días recibirá el alta, de acuerdo con lo que le informaron a Valeria, su madre. Sin embargo, la externación del niño de siete años significa un problema: la familia no cuenta con un lugar adecuado para que los chicos continúen su tratamiento de forma domiciliaria.

"Valeria tuvo que dejar de trabajar para cuidarlos. No los puede dejar solos. Entonces no está dentro de sus posibilidades comprar o alquilar una casa más grande. Donde viven actualmente no tiene espacio para construir una habitación en la que Lucas pueda estar solo", indicó la abuela, quien asegura que el padre de los chicos cumple con su cuota alimentaria pero no ayuda en lo absoluto a su ex mujer.

Valeria golpeó puertas en organismos gubernamentales pero no obtuvo respuesta alguna. "Todos los días redoblamos los esfuerzos para que los nenes estén bien, pero se nos hace difícil si no tienen un lugar donde seguir un tratamiento", se lamenta Gladys, consciente de la urgencia por la que atraviesan y de que la vivienda que necesitan puede significar la continuidad en el tratamiento de sus nietos o no.

Por eso apela a la solidaridad. Quienes quieran colaborar pueden escribir a través de la cuenta de Facebook "Lionel y Lucas te necesitan", o comunicándose al 15-54671628.