Por Gabriel Arias

@garias

La solidaridad es una de las mejores características que posee un ser humano y uno de los ejemplos más concretos se vivió un día como hoy hace 37 años, cuando la localidad chubutense de Puerto Madryn "se quedó sin pan" para darle a los 4.000 soldados argentinos, que regresaron como prisioneros en el buque de guerra británico Canberra tras el final de la Guerra de Malvinas.

"Fuí uno de los que comió de ese bendito pan que nos dieron, teníamos la necesidad de comer pan porque hacía 60 días que no lo hacíamos", cuenta Jorge Choque en diálogo con Crónica. Él perteneció al Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 10 de La Tablada. Aquel gesto de todo un pueblo cobijando a sus chicos fue el corolario de largos días de combate, hambre y frío. 

"Teníamos necesidad de comer pan porque hacía 60 días que no lo hacíamos".

"En la noche del 11 de junio nuestra unidad entra en combate en Monte Longdon junto al Regimiento 7, llegamos para cubrir su retirada  y quedamos como primera línea. Durante todo el 12 continuó un combate a larga distancia; a la noche no nos atacaron porque lo hicieron en otros sectores y la noche del 13 para 14, nuestra unidad se replegó frente a Puerto Argentino y ahí combatimos desde las 23 hasta las 4 o 5 de la mañana cuando nos quedamos sin municiones. Cuando nos dieron la orden de replegarnos recién salimos de allí, fue una de las batallas más duras de Malvinas porque nos tiraron con todo. Los que vieron el combate desde el otro lado de la bahía se preguntaban luego cómo hicimos para salir de ese lugar. La Providencia quiso que salgamos", comenzó Jorge.

"Yo no lo llamo rendición porque nunca me rendí", dice Jorge Choque, respecto de la entrega de armas en Malvinas.

Jorge hoy vive en la ciudad de Cosquín. Desde allí, siguió con su relato: "el 14 de junio llegó el cese del fuego, yo no lo llamo rendición porque nunca me rendí y nuestro escuadrón tampoco porque estábamos listos para combatir de nuevo, sólo acatamos la orden  y entregamos el armamento. El 15 de junio me embarcan en el buque Canberra y el 16 a la noche partimos pero nunca supimos hacia donde," cuenta con detalles. Y continúa: "El 19 a la tarde llegamos a Puerto Madryn, nos subieron a camiones y colectivos hasta llegar a unos grandes galpones, donde la gente de la Cruz Roja y el Ejército nos tomaron los datos. El trayecto fue impresionante porque nos habían dado la orden de bajar las lonas para que nadie nos vea mientras ibamos en el camión, pero la presión de la gente fue tan grande que nos saludamos con ellos, la gente lloraba y sentimos ese amor y fue maravilloso. Algunos soldados se fueron a las casa de esas personas aunque ese no fue mi caso, pero fuí uno de esos que comieron ese bendito pan que nos dieron, tenía la necesidad de comer pan porqie hacía 60 días que no lo hacíamos".

"Nos habían dado la orden de bjar las lonas para que nadie nos vea mientras íbamos en el camión, pero la presión de la gente fue tan grande que nos saludamos. La gente lloraba y sentimos ese amor y fue maravilloso".

Con relación a ese día, Jorge recordó que "había muchos camiones y camionetas con pan, fue como que los primeros que llegaron pidieron pan y ahí salieron camiones con pan. Cuando llegamos a ese club, había un camión del ejército repleto de pan. Los recolectaron pan en todo el pueblo y la gente donó el que tenía en sus casas. Creo que comí un kilo de pan así nomás...lo necesitaba. Al día siguiente, nos enteramos que era tanto el pedido que el pueblo se había quedado sin pan: la gente llegó a hornear en sus casas para que tuviéramos algo para comer". 

El regreso, el mural

En tanto, este miércoles se inauguró en la zona del muelle Almirante Storni de la ciudad sureña un mural denominado "El regreso", una pared pintada de 30 metros de ancho por cuatro de largo, en la quehay varios dibujos tomados de fotos de la época. Con un tinte de tristeza, Jorge argumentó que "me hubiese gustado estar pero por temas personales no lo pude hacer, ya que hace poco me mudé a Córdoba. Me hubiera gustado estar para abrazar a mis hermanos y estar con los muchachos con los que viajé en ese momento, que quienes compartimos ese viaje en el buque Canberra como prisioneros".

Es miércoles fue inaugurado el mural "El regreso", en memoria de aquel día. (Gentileza: LU17)

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos