El jefe de gabinete Marcos Peña destacó "la labor y la constancia" y "las anécdotas que debe tener para contar", y añadió que "esta sala simboliza la importancia que tienen este lugar y el trabajo de los acreditados, que diariamente cuentan la realidad que está pasando en la Casa de Gobierno", y reiteró su "felicitación" y "reconocimiento" a la labor desarrollada por Roberto Di Sandro por cumplir 70 años en su trabajo.

También se hizo presente en el agasajo el periodista José Ignacio López, quien fuera vocero del ex presidente Raúl Alfonsín durante toda su gestión, y saludó con afecto a Di Sandro. 

 

 


El veterano y destacado periodista ingresó a trabajar en la sala de la Casa Rosada el 29 de octubre de 1947, durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón, y desde entonces fue testigo del accionar de 27 gobiernos; además tuvo que soportar el bombardeo del 16 de junio de 1955, en el interior de la Casa de Gobierno, junto a otros colegas.

 

 

 

 


Fue testigo también de los distintos golpes de Estado y grandes manifestaciones, entre ellas, el “Rodrigazo”, en junio de 1975, cuando el entonces ministro de Economía, Celestino Rodrigo, dispuso un brutal ajuste que duplicó los precios y provoco la más grande protesta popular hasta entonces, que se inició alrededor de las 10 de la mañana y que la policía logro poner orden alrededor de las dos de la madrugada del día siguiente. 

También fue detenido por Raúl Guglielminetti (más conocido como el mayor Guastavino, un agente de inteligencia del batallón 601 durante la guerra de Malvinas) por interceder en el paso del entonces presidente de facto, general Leopoldo Galtieri al ingresar en la Casa Rosada tras haber mantenido una reunión con los mandos superiores del Ejército.

Consultado por Di Sandro sobre el encuentro que había mantenido con la plana mayor de esa fuerza, Galtieri respondió: “El Ejército me quitó el apoyo”, tras lo cual "Guastavino" dispuso de inmediato la detención de ambos periodistas por violar la seguridad del hasta entonces jefe de Estado. 

Además de ser un “fanático” de Boca, Di Sandro fue un “escriba” de Crítica, Clarín, Correo de la Tarde, que dirigía el ex capitán de navío Francisco Manrique, y relator en el noticiero del Reporter Esso, así como en las radios Mitre, Splendid, El Mundo y otras del interior del país, mientras sigue escribiendo en el diario Crónica

Entre sus numerosas “primicias”, lanzó por el Reporter Esso, en 1972, la noticia de que el entonces presidente de facto, teniente general Alejandro Agustín Lanusse, dispuso restituir el cadáver de Eva Perón a su esposo, lo que había sido exigido por el líder del justicialismo antes de emprender su regreso a Buenos Aires.

Di Sandro sigue trabajando en su máquina de escribir "Lexicon 80", que fue donada por el entonces presidente Arturo Frondizi al final de década del 50' a todos los cronistas acreditados, y la misma sigue “intacta” en su mesa de trabajo, y tiene prohibido su uso a sus pares de la sala. Es un "misterio" para los escolares que visitan a diario la Casa Rosada cuando observan la "impresora" de Di Sandro, quien se identifica como un “enemigo" de la computadora.

 

 

 

Así festejaron el homenaje en los estudios de Crónica TV

El vicepresidente del Grupo Olmos le agradece su la trayectoria con una placa.
Crónica TV Festeja junto a Roberto Di Sandro los 70 años en Casa Rosada.
Matias Kaplan, director del Diario Crónica, le entrega una tapa conmemorativa de su trayectoria.

Fuente: Télam