Desde hace un año más de 40 perros fueron envenenados en Parque Avellaneda, el último caso trascendió hace pocas horas. De acuerdo a autopsias realizadas, el veneno utilizado sería estricnina, un polvo blanco letal tanto para animales como para personas.

Este es el Parque Avellaneda.

La sintomatología incluye agitación, dificultad para respirar, orina oscura y convulsiones, que pueden llevar a un fallo respiratorio y muerte cerebral. Las manifestaciones clínicas aparecen de 10 a 30 minutos a partir de la ingesta. 

Todos presentaron los mismos síntomas y se movieron por un radio que, desde el comienzo de esta seguidilla de casos, pasó a ser zona prohibida para las mascotas. Pocos fueron tratados a tiempo y pudieron salvarse.

Los vecinos ponen carteles por la zona.

A pesar de radicar numerosas denuncias en la comisaría 40 desde hace un año, nunca detectaron al asesino que pone en peligro a los animales, niños y adultos que pasean por el parque.