Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

"No quiero que me lleven con el nene malo", es el ruego de un pequeño, de tan sólo 3 años, en cada oportunidad que debe reencontrarse con su padre, en el marco de un régimen de visitas establecido por la justicia. Por estas horas, la mamá del niño lucha con el fin que dejen sin efecto la medida, por el temor que su ex pareja se cobre venganza con el menor. El hombre no cesa de hostigar y amenazar a la joven por su negativa a restablecer el vínculo amoroso.

"Estaba embarazada de cuatro meses, cuando me fui a vivir con él, yo tenía 15 años pero estaba muy enamorada. A los dos meses, llegaba cada vez más violento del trabajo hasta que un día me pegó con un palo", comenzó a relatar su calvario María Agustina, de 18 años. A su vez, la joven reveló que "me tiró agua hirviendo y me tajeó la panza, diciendo: Ese pendejo de mierda no tiene que nacer, mientras me tapaba con una almohada porque no quería tener relaciones sexuales con él".

Ante semejante infierno, que también incluyó intentos de atacar al pequeño, de entonces pocos meses de vida, María decidió alejarse de Germán Daniel De Antoni, de 30 años. Sin embargo, éste intentó prender fuego la vivienda de la mamá de su ex pareja pocos días después. Por esta razón, la víctima reconoció a Crónica que "después de separarme no cambió nada, me tira el auto encima cada vez que me cruza en la calle y hasta nos va a buscar adonde estemos y nos dice que si no somos de él, no somos de nadie".

No obstante, el Juzgado Nº 6 de Familia, de la ciudad de La Plata, estableció un régimen de visitas, en cuya primera ocasión "se lo quiso llevar al nene y entonces cuando advertí ese intento, pedí ayuda a policías locales y fue entonces que sacó su arma, me apuntó a la cabeza y me dijo que me iba a matar". El testimonio de la joven da cuenta que De Antoni se movilizaba con su arma reglamentaria, al desempeñarse como agente local, fuerza de la que fue apartado por no superar el análisis psicotécnico.

Luego de ese primer reencuentro con su padre, el niño, según su progenitora, "no quiere salir de la casa y grita que no se lo lleven con el nene malo". Sin embargo, las autoridades judiciales establecieron una nueva visita para el próximo domingo y por esta razón María Agustina reflejó que "me dicen que el padre tiene derecho a verlo y nadie se fija en los derechos de mi hijo, ni en el peligro que corre al lado de su papá, porque tengo miedo que se desquite con él. Ya me dijo que no va a parar hasta llevarse al nene".